ESTUDIOS TERRA

ESTUDIOS TERRA

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
BRASIL
BRUNO SANTA CECILIA, CARLOS MACIEL

Estudios Terra 240 es una iniciativa de arquitectos. De esta manera, el proyecto deja de ser una reacción a un programa preestablecido y pasa a formar parte de un proceso más complexo que va desde la adquisición del terreno hasta la ocupación efectiva del edificio, pasando por la definición de la tipología, organización del grupo de propietarios, elaboración del proyecto arquitectónico, coordinación y gerenciamiento de los proyectos complementarios, presupuesto, contratación y gerenciamiento de la obra.

Debido a la compleja topografía, la situación geográfica es problemática -el terreno presenta terraplenes de hasta 8 metros- el edificio ocupa el declive dividiendo su volumen en dos partes que se distinguen en relación al programa, la tipología y la lógica constructiva y, en consecuencia al resultado formal. Con respecto a la fragilidad del terreno, se evitaron las excavaciones y la construcción de pilares altos optando por el escalonamiento de los pavimentos. El pilote toma como referencia la cota mas alta de la calle Terra, comandando el desarrollo de los demás pavimentos.

Los dos pisos inferiores están formados por oficinas de planta libre, con ventanas horizontales coherentes con la lógica constructiva de la estructura independiente en cemento armado. Estos pavimentos están ocupados por la oficina de arquitectura, con acceso independiente por la Calle Palmares cuyo declive lateral permite el acceso al nivel. Los dos pisos superiores abrigan 5 estudios dúplex, con sala y cocina americana en el piso inferior y en el piso superior hay un entrepiso y un cuarto de baño. Su función es intencionalmente indeterminada, estos estudios tienen funciones variadas debido a su división por sectores, concentrando así las áreas mojadas y de servicio en el extremo contiguo a la circulación colectiva, liberando el resto del pavimento y del entrepiso para una ocupación libre. Entre los dos conjuntos, el pilote  constituye un intervalo que preserva la abertura visual desde la calle y configura una extensión del espacio urbano, diferenciándose sutilmente por el cambio del piso, pintado con epoxi y con los correspondientes números indicando los diferentes lugares para estacionar en diseño gráfico de dimensiones poco usuales.

Se utilizó una estructura de concreto hasta la losa de techo del pilote, para asegurar una apertura e integración espacial necesaria en este piso y los inferiores. En los estudios, su organización modulada permitió la utilización de albañilería estructural en ladrillo macizo, dejando aparecer cubrimientos de losas modeladas. Esta doble lógica constructiva está revelada por el tratamiento diferenciado de las aperturas del bloque superior, distribuídas en la masa hecha de ladrillos. En lo que se refiere a los pisos inferiores, predominan las aperturas con ventanas lineales y la presencia de los bordes de las losas de hormigón visto. Sin vigas, losas nervadas con cajones perdidos de polietileno, se apoyan en 10 pilares, siendo 8 en forma de V, reduciendo así la cantidad de fundaciones en solo seis puntos.

Por su mayor inercia térmica, las paredes dobles de ladrillo macizo mejoran el aislamiento de edificio en lo que se refiere al clima. El suelo está formado por losas pulidas y niveladas a laser. En los estudios, las juntas de vidrio temperado traspasan externamente la albañilería, concebidas con ventanas-puertas con guarda-cuerpos internos que refuerzan su abertura y les confieren un carácter abalconado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *