EBC CAMPUS LEÓN

fachada Leon

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
GUSTAVO LÓPEZ, FELIX SÁNCHEZ, LUIS SÁNCHEZ, FERNANDO MOTA

A lo largo de los últimos veinte años, la ciudad de León, en el Estado de Guanajuato, ha experimentado una notable transformación urbana, consolidándose como un destacado polo de desarrollo para la región central de la República Mexicana. Como parte fundamental de su desenvolvimiento urbano, se han promovido y construido nuevas áreas de vivienda, de buena calidad, instrumentado modernos sistemas de transporte público, se han edificado centros de negocios y creado nuevos espacios públicos, delimitados por edificios culturales, mismos que enriquecen la vida y vivencia colectivas. El atractivo de la ciudad ha sido tal, que varias de las más importantes instituciones educativas del país, han decidido construir en el lugar, nuevas representaciones de las mismas, lo cual, evidentemente, traerá consigo beneficios sociales, culturales  y económicos, no solo para la ciudad de León, sino también para toda la región circundante. La ciudad de León apuesta de manera integral, al  desarrollo social y económico, conjugando actividades industriales, financieras, educativas y culturales, a la par de mejorar las condiciones de vida en lo que a la ciudad se refiere.

Una de las más importantes instituciones educativas que actualmente construye en aquella ciudad un nuevo campus, es la Escuela Bancaria y Comercial. Se ubica lo anterior en el Fraccionamiento Villas del Juncal, en la esquina donde confluyen Boulevard Paseo del Juncal y Amaranto.  Se trata de una zona de la ciudad que cuenta con una infraestructura urbana eficiente, avenidas arboladas amplias, solvencia en materia de transporte público y disposición de servicios varios, mismos que se complementarán y enriquecerán con la aparición de este nuevo centro educativo, que ofrece formación profesional, en las materias de negocios, como contabilidad,  administración y carreras afines. El proyecto fue diseñado por el arquitecto Gustavo López Padilla, haciendo equipo con los arquitectos Luís Sánchez Renero, Félix Sánchez Aguilar y Fernando Mota Fernández. Como  colaboradores para el desarrollo del proyecto ejecutivo tuvieron una labor destacada los arquitectos Citlali Ovando González, Joel Damián Villa, Angélica Becerra Bravo y Alfredo Hernández Buendía. Lo que corresponde a la coordinación institucional del proyecto y control de la obra corre a cargo del C.P. Rodolfo Quintana Rocha y el Arq. José Luís Sánchez López.

Desplantado sobre un terreno de 3839.26 m2, el nuevo campus contará con 16,252.21 m2 construidos, distribuidos entre salones de clase, oficinas administrativas, salones de usos múltiples, biblioteca, áreas de computación, cafetería, gimnasio, estacionamiento, servicios, circulaciones  y lugares de distribución y convivencia a cubierto. El predio donde se levanta la obra, de forma regular, una cabecera de manzana, permitió un ordenamiento de los requerimientos de programa, de manera tal, que al ir recorriendo la escuela en base a una secuencia de patios, es posible identificarlos con claridad. Los servicios, accesos y salidas del estacionamiento subterráneo se ubican al fondo del terreno. El acceso principal en la cabecera de manzana mencionado y en el corazón del conjunto, en base a un volumen formalmente atractivo, que incluye planos desviajados, que orientan vistas y recorridos, se ubican la biblioteca, el centro de cómputo y el gimnasio, focalizando en buena medida la vida de la comunidad de la escuela. Los salones de clase de diversas tipologías y tamaños, se distribuyen perimetralmente, delimitando los dos patios principales que conforman el conjunto.

La propuesta arquitectónica se resuelve mediante formas geométricas simples, regulares, expresivas,  acudiendo a los criterios conceptuales, tratamientos de lenguaje y compositivos que tienen que ver con la arquitectura racionalista, con acercamientos a atmósferas minimalistas y detalles puntuales en relación con lo que se conoce como arquitectura de alta tecnología.  Se acentúan algunos espacios y secuencias de recorridos, con algunos juegos de planos inclinados, pero tratando de dejar en claro las continuidades espaciales. Los materiales empleados, fundamentalmente aparentes, muestran la racionalidad de los procedimientos constructivos, buscando economía en la construcción, pero sobre todo en lo que tiene que ver con la operación y mantenimiento de la escuela. La estructura fundamental está resuelta en base a elementos metálicos, básicamente atornillados, cuidando especialmente sus soluciones de detalle, en lo que tiene que ver con las juntas constructivas. En base a materiales industrializados de fácil y rápida instalación, se resuelven básicamente los muros que limitan los diferentes espacios, en combinación con superficies constituidas por blocks de cristal traslúcido, en las áreas de salones, para procurar el aprovechamiento de la luz natural. Las instalaciones requeridas, viajan verticalmente por ductos específicos y horizontalmente de manera aparente, buscando reducción de costos, facilidad operativa, de mantenimiento y de reemplazo de componentes.

Criterios de sustentabilidad acompañan las propuestas de solución del proyecto en rubros como: Aprovechamiento de la luz natural, regulación de la incidencia del sol y sus ganancias de calor, racionalización en el uso del agua potable, reutilización del agua de lluvia, tratamiento de las aguas residuales e incorporación de elementos vegetales en las zonas de patios, buscando mejores condiciones de confort reales, físicas y psicológicas. En lo que tiene que ver con la regulación climática se procuran ventilaciones cruzadas de viento. Complementa lo anterior el uso de componentes de última generación, ahorradores de energía, en lo que tiene que ver con las unidades de iluminación y los equipos que se utilizan en algunas zonas cerradas que si requieren de aire acondicionado. Adicionalmente se contará con sensores de presencia, niveles de iluminación y temperatura, de tal suerte que las instalaciones absolutamente necesarias, gasten la menor cantidad de energía posible, con los beneficios económicos correspondientes y sobre todo en la conciencia de contribuir con una arquitectura más amigable con el medio ambiente y la naturaleza. El proyecto arquitectónico en sus soluciones de distribución de componentes programáticos y detalles, contribuye también a la sustentabilidad, en el sentido de responder con racionalidad a las diferentes orientaciones, complementando lo anterior, con el uso de dobles fachadas, parteluces, incluyendo las tomas de luz de azotea, regulando la incidencia del sol y restringiendo las ganancias de calor. El conjunto de todos los componentes estructurales, de instalaciones y detalles de fachada acercan la solución proyectual a lo que se conoce como arquitectura de la ingeniería. Terminada la obra, se plantea la posibilidad de obtener alguna o algunas certificaciones, dejando constancia de la preocupación de la Escuela bancaria y Comercial, por contribuir de la mejor manera con la construcción de sus campus a la sustentabilidad urbana.

Finalmente es importante comentar, que se trata en el caso de León, de una propuesta de diseño, que la hermana con el conjunto de los otros campus de la propia institución, existiendo algunos detalles y atmósferas espaciales semejantes, pero tratando de que muestre personalidad propia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *