CENTRO MÉDICO Y HOSPITALARIO MÉDICA TEC100

Foto Seleccionada

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
RODRIGO COVARRUBIAS, CARLOS CAMACHO, MIGUEL VALIÑAS, SANTIAGO MÉNDEZ, GUILLERMO PENAGOS

 

El proyecto es un conjunto de espacios construidos y abiertos que comparten diferentes usos: plazas, andadores, áreas verdes, unidad de medicina nuclear, torre médica, hospital, hotel, edificio de departamentos y zonas comerciales.

La mezcla de usos y giros dentro del complejo crea flujos constantes que generan interconexiones entre los edificios, lo cual origina espacios abiertos que los articulan. Estos espacios abiertos tienen como objetivo, al igual que todo el conjunto, considerar al peatón como el usuario principal abasteciéndolo de áreas adecuadas para las funciones que deba desempeñar al integrarse al mismo: trasladarse de vialidad a vialidad, hospedarse, atenderse médicamente, vivir y hasta recrearse.

Los espacios abiertos se proyectaron principalmente entre los edificios definiéndose en explanadas, plazas y áreas ajardinadas que conectan, mediante veredas y pasos peatonales, los accesos de los mismos. Estos espacios se ubican a +1.95 m sobre el nivel de la calle lo cual le brinda un desnivel que lo hace distinguirse de los demás espacios y un dominio visual del contexto.

Existe un acceso vehicular al conjunto exclusivo para autobuses, taxis y ambulancias en el nivel +1.95 m a través de un carril que los desplaza de la Av. Zaragoza hacia la prolongación Ignacio Zaragoza. De esta manera se crea una conexión directa entre las vialidades que flanquean al predio. El acceso principal para los vehículos en general se localiza en el subterráneo a –1.55 m del nivel de la calle lo cual concentra todas las circulaciones debajo de todo el conjunto uniendo todos los edificios. Por medio de las circulaciones subterráneas se conectan Av. Tecnológico, Av. Zaragoza, la calle prolongación Ignacio Zaragoza y la calle Ignacio Pérez. Así se crean varias alternativas de entrada y salida hacia los espacios urbanos existentes.

El complejo se definió como un sistema de sutura urbana compuesto por un eje horizontal que interconecta dos importantes vialidades de la Ciudad y un eje vertical que genera los edificios que contienen el programa requerido por el propietario. Estos ejes rigen la fluidez de los volúmenes que transforman el sitio en un elemento arquitectónico funcional y rentable, pero a la vez estético. La propuesta de fachada enfatiza el movimiento de los espacios interiores y generan una textura atractiva al usuario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *