CASA MERCEDES

BAQ 2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ARGENTINA
MATÍAS FRAZZI, ARIEL DAMIANI, JAVIER ANTRUEJO, JOSÉ FRAZZI, MARIA EUGENIA CIRIA, CLAUDIO DE CAROLI, FEDERICO KULEKDJIAN

Esta casa urbana, ubicada en una zona residencial, ocupa el terreno planteando  una sucesión de continuidades entre los distintos espacios (publico – semi público – privado).

La vinculación con la calle anticipa lo que va a venir, con la atectonicidad de un muro de ladrillos permeable que parece ¨flotar¨ sobre un neutral cerco móvil de chapa, tomando criterios de agrupación de ladrillos comunes que la conforman, generando luces y sombras que permiten una relación  controlada con el espacio público, a la vez que actúa como parasol y elemento de seguridad.

Esta neutralidad genera un cierto misterio, una dualidad en su relación con la ciudad, ya que internamente la casa en sí misma es sumamente permeable tanto visual como físicamente, y flexibiliza la relación interior-exterior, público-privado, de los diferentes espacios a través del control de sus cerramientos.

No sólo se intentó jugar con materiales nobles (hormigón, ladrillos, madera, hierro, vidrio) sino también con los sentidos, generando límites físicos, visuales, materiales,  luces, sombras, etc.

La materialidad refuerza la idea de continuidad, ya que se optó por un sistema estructural de perfilería metálica, dando sensación de liviandad, donde las columnas compuestas  se insertan como ¨agujas¨  en las diferentes capas y las vigas se van yuxtaponiendo entre sí para soportar las losas de hormigón visto que se traban entre ellas, poniendo en evidencia la relación sustentante-sustentado.

Este  sistema se encuentra limitado por las 2 medianeras existentes de ladrillos vistos (que cosen lo 3 niveles de la casa), que actúan como ¨tapas¨ que la contienen.

La relación entre los diferentes espacios  se da a través de la continuidad visual conformada por la permeabilidad que permite la transparencia de las cajas vidriadas (fijas y móviles) desde los accesos, unificados a través de una planta baja ¨libre¨.

Un patio en relación con la calle es el lugar desde donde se accede a través de un puente, como si intentará limitar pero a la vez permitir la vinculación con el espacio privado, como un ¨filtro¨ entre dentro y fuera, entre lo que se toca y lo que no.

La relación espacial no solo se da en horizontal, sino que la búsqueda se complementa en vertical, dada por la sucesión de espacios a través de dobles alturas, lucernarios, puente vidriado, patio inglés-aire luz, taludes bajo nivel, y por el sistema de escaleras que se recuesta sobre un muro medianero de ladrillos existente, liberándolo, casi ¨sin tocarlo¨, articulando y cosiendo los diferentes niveles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *