RESIDENCIA VILLAMAR

BAQ 2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ECUADOR
DIEGO MIGUEL GUAYASAMIN HERNÁNDEZ

La residencia está ubicada en la Urbanización Lomas de Cumbayá, Quito – Ecuador, en un lote de 2.800 m2. La Implantación de la residencia ha sido concebida como un entorno continuo, sin barreras y abierta al espacio público. De igual manera la propuesta se retranquea generando una gran superficie verde como aporte al entorno.

Como imagen la casa es una volumetría arquitectónica, protagónica y dinámica. Es la articulación de tres volúmenes blancos con un ritmo claro y definido.

La extensión de los dos volúmenes frontales hacia sus extremos genera sensorialmente un abrazo de bienvenida, debido a su configuración espacial, y en su punto de encuentro (pivote) es donde se produce el ingreso principal a la residencia. La implantación de la propuesta, divide al área exterior en dos usos claramente diferenciados: una abierta – continua que resalta la arquitectura desde lo público y otra cerrada – de carácter privado, donde se desarrolla la vida cotidiana de sus propietarios. Uno de los principales retos fue el respetar la vegetación existente.

La casa está dividida en tres niveles: un sub-suelo donde se ubican el gimnasio, estacionamientos y bodegas, que pueden funcionar de manera independiente. Una planta principal donde se desarrolla la mayoría de componentes del conjunto y una planta alta para un estudio privado. Existe un área adicional recreativa, en donde se ubican una piscina, área verde, sauna – turco y zona de BBQ.

La planta principal se ha zonificado en cuatro grandes espacios: en el extremo izquierdo, el dormitorio principal, conectado a través de una galería para obras de arte con la sala – comedor, junto al que podemos encontrar la zona de cocina y complementos; y opuesto a este, un espacio lúdico y de televisión. Anexo a la sala, se encuentra la circulación vertical a través de un ascensor. Para el caso del segundo piso, el ascensor se conecta al estudio a través de un puente acristalado. El subsuelo se conecta con la planta baja a través de una gran perforación – atrio que permite el ingreso de iluminación natural a los estacionamientos y de manera específica a un estar. Esta perforación incorpora árboles que recorren los diferentes niveles de la casa.

Al interior, la relación de vanos y llenos y el juego de las dobles alturas enriquecen los espacios y dan un valor añadido. El espacio no es solamente una superficie construida sino que el proyecto se comprende y se percibe en volumen.

De igual manera se puede definir dos tipos diferentes de escalas y sensaciones. Una amable para los espacios privados y otra, de gran formato (doble altura) para las áreas sociales. Como complemento a la arquitectura de interiores, se han seleccionado muebles que guarden proporción con el espacio, carpintería específica para el proyecto, objetos decorativos y obras de arte. Diseño de iluminación específica, sistemas de audio y seguridad integrados, entre otras.

Fachadas protagónicas en equilibrio y armonía; espacios fluidos y sencillos; luz, naturaleza y serenidad, son algunas de las cualidades que podemos atribuir a este proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *