CENTRO DE ARTE MOLINO MACHMAR

BAQ 2016
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
ARGENTINA
PLAN ARQUITECTOS

Introducción.

Distintos tipos de proyectos, debido a los cambios sociales y tecnológicos, quedan en desuso, abandonados y en un franco deterioro producto de su inconsistencia programática para los tiempos actuales. De ahí, y ya hace un tiempo, la Declaración de Amsterdam, con respecto a la conservación integrada, marcaba la importancia de ciertas obras arquitectónicas, que debían ser conservadas mutando su uso, pero rescatando el bien patrimonial a la vida actual. Como es claro el edificio patrimonial no está adaptado para ser un Centro Arte, debe ser acondicionado para ello, combinando el nuevo programa y tecnologías actuales con el legado patrimonial.

Proyecto.

La condición de un programa nuevo, Centro de Arte, que debía ser implementado en una envolvente que fue diseñada para un molino, y que este a su vez, posee valores y características especiales, como una volumetría pura de granulometría densa, un sistema estructural especial y debilitado, más una serie de vacíos pequeños, que eran los conductos por los cuales circulaba la harina, hacían que el interior se viera como una máquina contenida en un gran cubo de madera, elementos que debían ser considerados.

La primera intervención fue reconocer externamente que la edificación patrimonial era única y que los nuevos metros cuadrados no podían ser diseñados de esa forma, por lo que, debía haber un contrapunto entre la existencia y lo nuevo, es decir, un gran cubo de madera y un volumen menor de hormigón armado.

La serie de vacíos originales, que caracterizaban el interior, se sintetizaron en dos vacíos mayores que conectan visualmente el interior entre niveles observando también la estructura original, compuesta por vigas principales y secundarias, reforzadas con sopandas y jabalcones, que ya no eran suficientes para absorber la nueva carga de uso, por lo tanto, una estructura paralela, es quién, sustenta el edificio como un armazón a la vista que participa de todo el entramado de instalaciones, en una estética industrial.

La relación volumétrica de lo patrimonial y lo nuevo, con el programa, se descompuso con la sala de teatro en el nuevo edificio y el programa de exposiciones y oficinas, en el edificio original, y todas las circulaciones, verticales se ubicaron hacia la ladera, de tal forma, que los espacios mayores quedaran con vistas hacia el lago y los volcanes.

El Centro de Arte, se hace cargo del espacio público, independiente de la ubicación y su morfología, con la restauración del corredor existente, el primer nivel con su cafetería, y al fondo una gran terraza con esculturas, como un lugar de expansión de la cafetería y eventos, conectados linealmente desde el exterior al interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *