UNA NUEVA CASA PARA NUEVE NIÑOS

BAQ 2016
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
ECUADOR
MAYRA VIZUETE, MAYRA ESPÍN

El proyecto realizó la construcción de una vivienda social en Tumbaco, para una familia integrada: dos madres y nueve niños. Anteriormente, vivían en el mismo terreno en condiciones no idóneas para el desarrollo integral de los niños: 2 cuartos de 3 metros por 3 metros, una cocina pequeña y un baño exterior. Este entorno no permitía áreas íntimas, de servicio, sociales ni recreativas: lo que vulneraba el goce pleno de la niñez.

Minga constructiva

“Una casa nueva para nueve niños” se construyó gracias a una minga solidaria como forma alternativa de financiamiento. Se realizaron varios eventos (Berimbao solidario y Festival artístico solidario); una estrategia de crowfounding en la web y fan page en facebook con alcance nacional e internacional. Se logró un proceso colectivo para la construcción de esta vivienda social, en el que participaron familiares, amigos, profesionales y empresas. El costo total del proyecto fue de $25 000.

El impacto del crowfounding no sólo logró aportes económicos sino que motivó la colaboración del italiano Angelo Lopetuzo, especializado en construcción estructural en madera, que se trasladó hasta Ecuador para colaborar por tres meses en la obra. Los equipos de las empresas MKM arquitectos y BUILD ingeniería colaboraron con los planos y varios de los materiales. La edificación fue un triunfo de la minga de manos de amigos y familiares.

Materiales – Diseño

El diseño partió del reto de trabajar en un terreno de franja de 11 metros por 5 metros. Se trabajó en dos plantas y un diseño de barras, una sobre la otra, diferenciadas por su funcionalidad: la privada y la pública, conectadas con la franja de circulación por las escaleras y el pasillo distribuidor. La “Nueva Casa para Nueve Niños” cuenta ahora con 90 metros de construcción.

La planta alta cuenta con 4 habitaciones y un baño compartido; mientras que la planta baja cuenta con sala, comedor, cocina, baño, estudio, que funciona como un coworking para realizar actividades académicas,  y un local comercial pensado para generar una fuente de ingresos económicos para la familia. Los materiales de construcción fueron donados y reciclados, se utilizó palets como sistema de encofrado sobre el que se fundió la losa de entrepiso. Para los muebles, ventanas y mampara de ingreso se reutilizaron maderas, vidrios y cerámicas de otras obras. En las áreas exteriores, se prevé un área de césped un muro verde y un huerto, espacios óptimos para que los niños puedan jugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *