HACIENDA NIOP

BAQ 2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MEXICO
ALEJANDRA ABREU SACRAMENTO, XAVIER ABREU SACRAMENTO, ROBERTO RAMÍREZ PIZARRO 

Los constantes cambio de uso, la presencia de diferentes estilos arquitectónicos, y el pasar de los años, hicieron de Niop, un lugar diferente a la concepción tradicional de una Hacienda en el Sureste Mexicano.

Ante la incipiente cultura de recuperar las tradiciones y mirar al pasado, se busca transformar este conjunto ocupado anteriormente por ganado y textiles, en un Área de Convivencia, Hotel Boutique, Salón de Eventos, Residencia de fines de semana y sobre todo, en un lugar para olvidarse del ajetreo diario.

El proyecto consiste en una serie de sutiles intervenciones, que van desde re-ordenar la zonificación de sus usos, hasta resolver el mínimo detalle de cómo lo contemporáneo se fusiona con lo pre-existente. Inicialmente armamos un recorrido para generar un efecto sorpresa, que lleva al visitante a descubrir el espacio paulatinamente.

Al llegar al conjunto y desviarnos hacia el estacionamiento, llegamos al motor lobby, ahí nos encontramos con una gran alfombra pétrea que se desdobla para invitarnos a subir y contemplar a lo alto, las infinitas posibilidades de la experiencia futura. Una parrilla de acero y rollizos flota entre bloques de piedra que permanecen intactos y a su paso, como imprimiendo una sombra sobre el pavimento, encontramos un deck que enfatiza la direccionalidad de la circulación.

Un basamento de concreto liga los edificios; La Capilla, La Suite Nupcial y las Habitaciones ahora comparten un mismo suelo. Los trazos en el piso, resultado de las referencias de vanos y macizos, nos obligan a mirarlos y en sus intersecciones emerge nueva vegetación que llenará de sombras ésta plataforma.

Un espejo de agua atrapa los remanentes de los muros de la antigua construcción y formando una costura, crea un diálogo dinámico entre el uso anterior y el reciente.              

Otra placa de madera flota sobre el agua y se desdobla hacia abajo para conectar el basamento con el jardín. Del final del basamento; flanqueado por una construcción que alberga las habitaciones, surge una circulación que conecta a una plaza de grava donde resalta al medio un gigantesco Vente.            

Pisos simulando alfombras que no tocan los muros, cubiertas metálicas asentadas ligeramente respetan la envolvente original y en los vacíos resultantes emerge vegetación.

Los materiales elegidos para la intervención, nos recuerdan que el protagonista no es la arquitectura que grita ¡mírame! Sino aquella que humildemente baja la cabeza y deja que sus mayores adquieran el reconocimiento de que han envejecido de una manera digna.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *