CASA SETA

BAQ 2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
PERÚ
MARTIN DULANTO

Este proyecto busca incorporar el entorno a la casa, difuminando el límite entre el “adentro y el afuera”

La casa ha sido concebida como una gran caja blanca la cual ha sido excavada para generar dentro de ella espacios habitables.

El área social del primer nivel se plantea como un único gran espacio que, con la intención de lograr que éste se perciba más grande de lo que realmente es, integra totalmente sus usos (sala/comedor/cocina/terraza) prescindiendo de paredes. Además, se ha hundido medio metro el nivel del piso para que los techos sean más altos, dándole al ambiente una mayor sensación de amplitud. El área social también se conecta fuertemente con el exterior, gracias a que la esquina que colinda con los jardines exteriores no cuenta con ningún apoyo vertical, pues se estructura con vigas en voladizo. Este gesto estructural, además, caracteriza al proyecto, distinguiéndolo de las casas vecinas.

En el primer piso también se ubica la zona de dormitorios, que tiene la particularidad de poder independizarse por completo del área social con tan sólo cerrar una puerta corrediza, y la zona de servicio.

El nivel de la terraza es netamente social: Sala, comedor, área de parrilla/bar, piscina y zona para tomar sol.

Teniendo en cuenta que se trata de una vivienda a donde se va a descansar, se utilizó materiales con acabado intencionalmente rústico (tales como la piedra de talamolle, el concreto expuesto, la madera, entre otros) y se incluyó vegetación en el interior del proyecto (árbol, jardineras) para reforzar en el usuario la idea de que se encuentra en un espacio natural y de relajo, lejos de la ciudad. También se utilizó la vegetación, tanto en el primer como en el segundo nivel, para darle privacidad al usuario con respecto de los vecinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *