CASA MIRANTE

BAQ 2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
BRASIL
FERNANDO FORTE, LOURENÇO GIMENES, RODRIGO MARCONDES FERRAS

El terreno determinó la lógica de concepción de esta residencia, desde los estudios. Algunas características del local son especialmente notables – lote extenso, de ancho ligeramente variable, empinado. En su extremo norte hay una linda vista, compuesta por un lago artificial. Dos construcciones vecinas sombrean y causan sensación de poca privacidad en las laterales superiores del terreno.

Queríamos que los espacios sociales y de convivencia quedaran con vista al lago, hacia el norte, al mismo tiempo en que existía la necesidad de evitarse al máximo la sensación de asfixia causada por los vecinos. A partir de estos determinantes se ubica una residencia en la parte central del lote, en posición privilegiada en relación a las construcciones existentes y garantizando la interesante vista para los espacios sociales. Debido al largo longitudinal de la construcción, decidimos crear patios semi-internos que ventilan e iluminan la casa, además de proporcionar mayor relación con la naturaleza, deseo de los propietarios.

Con estas hipótesis empleamos una simple estructura, de metal, que vence tramos transversales variables de cerca de 11 metros. Esta estructura sería el eje organizador de los espacios y estaría ubicada exactamente en el límite de los retrocesos obligatorios, además de tener la presencia marcada en la estética de la construcción. La residencia surgiría a través de placas recortadas apoyadas sobre estructura primaria, y la grande mayoría de los sellos serían de vidrios templados en los bordes de estas placas, ampliando la importancia de la estructura. Esta concepción recortada de las placas, casi orgánica, de la particularidad de la edificación se garantizó iluminación y una relación muy estrecha con la naturaliza.  Ya en el piso superior, íntimo, se trata como un bloque irregular, y es mucho más cerrado que los otros pisos. Los espacios residuales sobre las placas de cobertura del bloque social se transforman en terrazas con jardín descubierto. 

A ambos lados de la estructura, en el límite de retiro, separadas de la residencia propiamente dicha, fueron aplicadas rejas verticales con intervalos variables (intervalos calculados en función de los espacios internos, vistas y vecinos) que quedaron sujetos a través de estructura primaria. Esas rejas se proyectan en ambas extremidades, y trabajan con una envoltura de toda la construcción, organizándola y actuando con un filtro entre lo externo y lo interno.

El proyecto busca ampliar las experiencias de la oficina con los límites de percepción interna versus externa a través de la estructura, posicionamiento de cercas, vacíos, brisas externas y paisajes, elevando los espacios laterales de recogimiento, generalmente olvidados, a una posición de protagonistas del cotidiano de esta construcción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *