COMPLEXO DOM PEDRO

BAQ 2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
BRASIL
FERNANDO FORTE, LOURENÇO GIMENES, RODRIGO MARCONDES FERRAZ, GABRIEL MOTA, LUCIANA BACIN, MARÍLIA CAETANO, SONIA GOUVEIA, CARLA FACCHINI, CARMEM PROCÓPIO, JULIANA FERNANDES, JULIANA NOHARA, PRISCYLLA HAYASHI, THIAGO PIMENTEL, VERA SILVA, NARA DINIZ, LUIZ HENRIQUE FALAVIGNA, OTÁVIO ARAÚJO, YARA BELLO

Hace algunos años fuimos invitados a realizar los proyectos del complejo Don Pedro, de los clubes completos, con sedes, accesos, y áreas externas de deporte y placer. La arquitectura debería proponer una identidad única, pero de forma independiente de las organizaciones de flujo, espacios y dimensiones, relaciones con vista y entorno, casi con dos proyectos en uno.

Después de varios estudios, decidimos dar inicio al proyecto por las áreas externas, organizamos los espacios de cuadras, campos, parques infantiles, piscinas y accesos, y preparamos los espacios para cada edificación sede. Como parte de las construcciones partimos de un presupuesto simple – Adoptamos una especie de “unidad volumétrica” a partir de una decodificación del programa original. Con esta reducción programática obtuvimos de forma más clara una sectorización de cada área importante de la edificación – vestuarios, salón de gimnasio, hall, salón de fiesta, servicios, acceso, etc.

Cada una de estas unidades del programa fue organizada buscando la mejor localización para cada una de los edificios, y su relación con los espacios externos y flujos internos. Para cada unidad creamos un volumen que varía en dimensiones y alturas, mas siempre sigue la regla de tener dos caras abiertas, una para el acceso principal, y otra para las piscinas y vistas. Pasamos entonces a entrelazar los volúmenes y crear construcciones continuas. Ese entrelazamiento ocupa la sectorización del programa posibilitando la edificación de cada área a distancia, mientras crea un volumen casi escultural, que crea diferentes e interesantes panoramas para el cliente que se encuentra en diferentes locales del complejo.

Las paredes internas, por acaso necesarias, fueron resaltadas del volumen principal unitario y cubiertas de madera preservando el volumen principal. Todos los volúmenes recibieron revestimiento de cemento integral – piso, paredes, techos. Sin embargo buscamos tres variaciones leves de grises entre esas cubiertas para resaltar la independencia entre la función de cada espacio.

Para cada fundamento en cada construcción fueron utilizados muros de protección en gaviones de piedra aparente, normalmente utilizados en la construcción de infraestructura como un contraste con la pureza de los volúmenes anteriores. Estos volúmenes quedan retirados o en un balance sobre estas restricciones, inclinándose para la visual (el paisaje) o para las piscinas.

El resultado general del proyecto o de una parte única es fuerte para las dos construcciones del complejo resultando en volumetrías casi esculturales. A pesar de la clara relación entre las construcciones, y partes iguales, cada una de ellas posee un carácter único y relaciones muy íntimas con el programa externo y la naturaleza de los alrededores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *