ZEN RETREAT

BAQ 2016
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
ESTADOS UNIDOS
CARL ABBOTT, FAIA

El armazón  de una vieja cabaña abandonada estaba ubicado al borde del pantano – una estructura sencilla de madera con cerchas hechas a mano. La cabaña ha sido despojada – el revestimiento y paredes interiores han sido removidos. Se ha quitado el marco en los dos lados que dan hacia el pantano – se ha agregado una sub estructura de acero pintada de rojo oscuro, dejando estas paredes totalmente abiertas. Se ha quedado el marco estructural expuesto que enmarca la pared del norte y se ha convertido en una pérgola para las vides florecientes.

 Se ha modificado el techo estándar original a dos aguas – se ha cortado una franja de 5 pies a lo largo de la cresta en el lado norte y se ha cortado y armado desde la cresta hacia arriba para formar un claristorio orientado hacia el norte. El techo metálico ha sido reemplazado con material de techo azul brillante – el viejo techo de metal oxidado fue reciclado como revestimiento de una nueva pared de entrada larga. No hay vidrio – no hay servicios públicos. El terreno ha quedado con muy pocas intervenciones –

El Retiro del Zen se encuentra en una reserva selvática de 6 acres. Los visitantes entran al Retiro a través de un bosque de altos bambús cerca de la tranquila calle principal. Un largo camino serpentea a través de la densa selva habitada por diversas especies de vida silvestre y aves tropicales. El arquitecto agregó un simple puente de hormigón que actúa como una puerta de entrada hacia el corazón del lugar, abarcando una quebrada profunda que serpentea la reserva, con el Zendo por delante.Al acercarse al Zendo, éste no es inmediatamente visible. En la entrada, se ha añadido una pared larga que actúa como ancla y a la vez define el espacio. La vieja cubierta de metal de color rojizo de la cabaña ha sido reciclada como revestimiento al cubrir esta pared de entrada. El Zendo es un pabellón abierto que es parte de la selva.Desde el Zendo descubierto, las separaciones entre el interior y el exterior, el observador y lo observado, simplemente desaparecen – el individuo y el medio ambiente, el experimentador y la experiencia, se convierten en uno. Las vistas de la profunda quebrada a través de la selva se reflejan en un juego de luz más allá del riachuelo reluciente.