APARTAMENTOS VELASTEGUI CENTRO HISTORICO

BAQ 2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ECUADOR
PEDRO JOSÉ SAMANIEGO ALVARADO, AUGUSTO PATRICIO SAMANIEGO SANCHÉZ

En términos generales, una de las estrategias fundamentales de la intervención urbana y arquitectónica para la conservación de los conjuntos históricos construidos, es la revitalización, para contrarrestar especialmente el desarraigo de los usos tradicionales y la pérdida progresiva de la población residente.

El caso presente se trata de una obra nueva que se inserta en una manzana de alto valor patrimonial en el centro histórico de la ciudad de Cuenca. Los requerimientos de la familia Velastegui se concretaron en tres despachos completos e independientes, en la primera y la segunda planta, y en la segunda y tercera planta se destinó para tres departamentos.

Además de resolver la organización de los espacios, uno de los grandes retos de diseño fue dar una respuesta arquitectónica adecuada a las fachadas, teniendo en consideración las determinantes del contexto del tramo: entre medianeras, alineadas y con una altura promedio de nueve metros rematados por aleros.

La fachada frontal fue uno de los retos más difíciles de resolver, la decisión fue establecer un plano de madera en la parte baja, con un diseño que deje claro su época y que se integre al entorno por materialidad. En este elemento se ubican los diferentes accesos al edificio, y visualmente parece la base donde se asienta el resto de la fachada. En la primera y segunda planta se resuelve la fachada con dos muros de enlucido blanco, los mismos que se separan de las edificaciones existentes por medio de una junta constructiva y visual de tono gris.

Estos elementos blancos permiten una transición hacia el plano central de vidrio con lamas móviles, y una transición que va desde la edificación histórica hasta una fachada moderna. Así, la fachada queda definida entre el plano de madera en la parte baja, que se remata por un balcón en la parte superior, y un alero, que se rige a las alturas de los colindantes. La intención fue resolver una fachada contemporánea, que forme parte del tramo, de manera que tenga en cuenta su escala y materialidad.

En la fachada posterior, en  planta baja prima lo opaco, en la segunda planta, se mantienen en los extremos los paños blancos grafiados y al medio un paño de perfiles de aluminio y vidrio, en la tercera planta se remata con una terraza con pérgola que forma parte de los departamentos.

Hay que destacar que lo relevante de esta obra nueva fue el mantener los usos del tramo de calle e incorporar el uso de vivienda, lo que contribuye a la revitalización del centro histórico. Además recalcar, que la intervención arquitectónica se realizó con nuevos recursos compositivos, usando técnicas y materiales actuales que guardan la proporción y la escala con el marco construido existente sin afectar la calidad del valor patrimonial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *