ARQUITECTURAS EMERGENTES EN EL ALTO EL FENÓMENO ESTÉTICO COMO INTEGRACIÓN CULTURAL

PORTADA ARQ EMER

BAQ 2012
CATEGORÍA TEORÍA HISTORIA Y CRÍTICA DE LA ARQUITECTURA EL URBANISMO Y EL PAISAJE
BOLIVIA
RANDOLPH NORMANN, EDWIN MAMANI, SANDRA SEJAS

Este estudio fue realizado en el marco de la convocatoria “Procesos de integración sociocultural y económica en las ciudades capitales de Bolivia” promovida por alcaldías de las ciudades capitales del país, la Federación de Asociaciones Municipales (FAM) de Bolivia y el Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB) con financiamiento de la Embajada del Reino de los Países Bajos.

Esta investigación hace una aproximación al fenómeno arquitectónico alteño desde distintos ámbitos: en primera instancia, revisa el origen y la expansión de la ciudad de El Alto, así como el rol del municipio en este proceso. Posteriormente revisa la transformación morfológica de las construcciones de esta ciudad. Por otra parte identifica particularidades en el proceso de construcción, vinculada a prácticas socioculturales en las que se involucran distintos actores. Otro aspecto es el alto componente identitario mismo que le asigna características particulares a la Arquitectura Emergente. Por último, revisa la tensa relación que se ha gestado entre la arquitectura y el Municipio.

Nuestro interés por esta arquitectura va más allá de la mera reocupación por su estética, procura comprender los mecanismos que la construyen desde su sustrato social cultural –pues la misma surge en los sectores populares de la población– y en su interés por relacionarse con otros ámbitos sociales –su vocación intercultural–.

Se trata de comprender cómo, desde la construcción del espacio privado, la casa que se ocupa cotidianamente, comienza a hacerse visible un proceso de integración, aunque siempre en conflicto y mediado por el poder y las desigualdades sociales y económicas. Si los sectores populares normalmente están compuestos por migrantes del área rural, cabe preguntarse si con estas construcciones comienza a materializarse un nuevo discurso de adscripción a la vida urbana. Asimismo nos interrogamos si sus ocupantes, en el afán de ser diferentes, articularon una estética que en su heterogeneidad responde a una colectividad.

Ciertamente, la arquitectura en la ciudad de El Alto se ha transformado con el paso del tiempo. Esto se debe, a la composición heterogénea de su población y, a la influencia que han tenido los modelos formales, vinculados a su función social y económica y al interés de los propietarios por ganar prestigio mediante su casa. Por otra parte, es también evidente que esta transformación tiene sus raíces en la influencia del mundo globalizado y en la presencia de algunos arquitectos que coadyuvaron al desarrollo de una estética que responda al gusto de los propietarios. Así, corresponderá ver la complejidad que posibilitó el desarrollo de la arquitectura  emergente,  porque  ella  es  el  resultado  de  muchas  negociaciones  de  origen cultural.

Dentro de este universo, influyó notablemente la participación de actores con distintas percepciones sobre la arquitectura –propietarios, constructores y arquitectos– que permitió el surgimiento y la incorporación de múltiples elementos y códigos que hasta hace unos años eran ajenos al medio y, posiblilitando la emergencia de una arquitectura con características propias. Es así que esta arquitectura es entendida como una manifestación estética, pero también como el espacio en el que se desarrollan múltiples relaciones sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *