BIBLIOTECA JAIME GARCÍA TERRÉS

DSC_4957

BAQ 2012
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
MÉXICO
ARQUITECTURA 911 SC, SAIDEE SPRINGALL, JOSÉ CASTILLO

El proyecto surge como una iniciativa del Gobierno Federal de adquirir bibliotecas personales de los grandes autores y editores mexicanos del siglo XX, comisionándolas a diferentes arquitectos mexicanos. La Biblioteca Jaime García Terrés es una de ellas, y se localiza en una de las crujías del antiguo edificio de la Ciudadela en la Ciudad de México.

El proyecto se concibe como una serie de objetos/piezas, que por su escala, peso y presencia, pudieran tener un diálogo tanto con los libros de la colección como con el edificio histórico. El espacio, de planta rectangular, tiene un área aproximada de 170m2 y 6.30mts de altura en donde se tuvieron que solucionar más de 500 metros lineales de repisas para los aproximadamente 18 mil volúmenes con los que cuenta la biblioteca.

Mientras en las zona del acceso y fondo se conserva el piso de cantera original, en las parte central se introduce un nuevo piso de madera de tzalam que se continúa sobre los muros a manera de rodapié. Esta ‘charola’ de madera delimita el área donde se contiene el programa. Sobre el rodapiés se montan libreros a manera de cajas largas, separadas del piso. Estos libreros están modulados a 60, 90 y 120 centímetros, generando ritmos sincopados que juegan con el despiece del piso.

En el espacio central se organizan libreros bajos, sillones y mesas para lectura. En el extremo poniente de la crujía, se desplanta un ‘cubo de lectura’ que permite otro tipo de lectura más íntima, con una reproducción de la mesa en la que trabajaba Don Jaime García Terrés así como cajones para resguardar su archivo personal.

Para controlar el ingreso de la luz directa, se propone un plafón a manera de caja suspendida del techo, el cual matiza la luz a través de una serie de parteluces modulados acorde a los libreros. Desde este plafón se aprecia la intervención de la artista Perla Krauze, con una pieza titulada “Tiempo Suspendido”, compuesta por más de 300 piedras de resina.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *