BULEVAR NACIONES UNIDAS

NACIONES UNIDAS

BAQ 2012
CATEGORIA DISEÑO URBANO Y ARQUITECTURA DEL PAISAJE
ECUADOR
MUNICIPIO DEL DISTRITO METROPOLITANO DE QUITO, BORIZ ALBORNOZ

Antecedentes

El trazado de la Avenida Naciones Unidas es concebido como una gran avenida-bulevar, con referentes del urbanismo francés del siglo XVIII-XIX. En Quito, la Avenida Naciones Unidas que une el Estadio Olímpico Atahualpa con las montañas del Pichincha, en donde se han emplazado principalmente equipamientos comerciales y financieros.

La Avenida Naciones Unidas tiene un ancho aproximado de 80 mts. y de largo 1800 mts. Que tiene sus límites desde la Av. 6 de Diciembre hasta el redondel que intercepta con la Avenida América. Los recorridos peatonales arbolados fueron poco a poco transformándose y deteriorándose, por una falta de visión urbana integral, y se volvió el reducto de estacionamientos privados, comercios ambulantes no regulados, comercios privados que utilizan lo público como parte de sus instalaciones, en definitiva se han mezclado desordenadamente sus usos y se ha descuidado su esencia de paseo peatonal y vehicular que sirve para la comunidad y no para usos exclusivos de privados.

En el estado actual de la Avenida Naciones Unidas, antes de la primera fase de intervención del proyecto, el área de las caminerías peatonales eran mínimas, salvo una intervención que hace pocos años no llegó a cumplir sus objetivos. Existía una cantidad de obstáculos, así como la presencia de estacionamientos de vehículos privados, letreros, postes, cables aéreos que generaban alta contaminación visual y física, en consecuencia existía un uso indebido del espacio público, que es de los ciudadanos, por parte de pocos entes privados.

Propuesta

Frente a esta problemática, la actual Administración Municipal de Quito decidió realizar un proyecto integral, concebido como “corredor ambiental” que vincule el Estadio Olímpico Atahualpa, al oriente, con el monumento de las Naciones Unidas, al occidente, este último en etapa de aprobación, donde se da protagonismo a la circulación peatonal, que recorre este paseo y permite una integración urbana importante para la ciudad. Se ensanchan las caminerías peatonales, se implantan filas de arborización complementarias a las franjas verdes, a cada lado, y los recorridos peatonales se ubican en el centro de estos corredores permitiendo que el peatón tenga un adecuado paseo sin elementos que le impidan su libre circulación y garantizando la accesibilidad universal. A esto se incorpora un mobiliario de calidad como bancas, luminarias peatonales y vehiculares, fuentes de agua, papeleras, bebederos, paradas de autobuses, señalización, entre otros.

El amplio espacio recuperado con superficies verdes, vegetación arbustiva y senderos con pisos duros facilitan el recorrido, el paseo de los ciudadanos, el disfrute de las actividades y expresiones cotidianas, espontáneas, artísticas, culturales, sociales y económicas. Esta fase construida ha servido para evidenciar la importancia de aumentar el espacio público para el peatón en Quito y que ahora se espera por parte de los ciudadanos se continúe con este proyecto que beneficia a la urbe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *