CABA CARTOGRAFÍA DE LOS BARRIOS DE CARACAS 1966-2014

BAQ 2016
CATEGORÍA TEORÍA HISTORIA Y CRÍTICA DE LA ARQUITECTURA EL URBANISMO Y EL PAISAJE
VENEZUELA
ELISA SILVA, VALENTINA CARADONNA, MÁXIMO SACCHINI

La ciudad fuera del mapa ha existido en Caracas desde la década de los 20. Al no haber registros actualizados y públicos de su morfología, el mensaje siempre fue claro: los barrios – asentamientos espontáneos – no son ciudad. La reciente publicación “CABA Cartografía de los barrios de Caracas 1966 – 2014” de Enlace Arquitectura, pretende saldar parte de esta deuda con una extensa documentación, a través de mapas, gráficos e imágenes, de los asentamientos espontáneos que componen la ciudad.

134 mapas, 80 tablas, 75 gráficos, 23 diagramas, textos narrativos y analíticos demuestran la evolución de los asentamientos espontáneos en Caracas en 4 momentos específicos determinados por la cartografía existente del área metropolitana: 1966, 1984, 2000 y 2014. En conjunto, revelan patrones de crecimiento y densificación que resultaron de políticas públicas, tendencias económicas y procesos de descentralización. La data de cada asentamiento espontáneo está expresada en área de ubicación, número de estructuras, población y densidad. Su presentación se diferencia por asentamientos, por parroquias y municipios para que pueda facilitar una variedad de consultas e intereses. También se incluyen mapas, áreas y densidades de los sectores planificados, comúnmente llamados “formales,” como punto de comparación.

Ensayos teóricos añaden perspectivas complementarias: vislumbran aproximaciones al significado de la cartografía barrial, comentan la historia cartográfica de los barrios en la ciudad, documentan su preeminencia en expresiones de las artes visuales y el cine, y plasman las diferencias conceptuales que permanecen sobre estos territorios urbanos.

A partir del estudio comprendemos que en la ciudad emerge una clara tendencia hacia un modelo urbano no-planificado que supera 2.5 veces la producción de vivienda formal.  La mitad de la población vive en un asentamiento espontáneo, que a su vez representan una cuarta parte del territorio urbano. Las densidades en promedio son mayores de los 300 habitantes por hectárea y en muchos casos alcanzan los 600 habitantes por hectárea.

Sin anunciar conclusiones explicitas, la investigación busca motivar un sentido de urgencia en atender el tema. Si bien los asentamientos espontáneos han sido la solución al sostenido déficit de vivienda, no construyen tejidos urbanos eficientes, equitativos y sostenibles. Por un lado el estudio deja claro que si no se toman medidas alternativas en la producción de vivienda la tendencia continuará generando nuevos asentamientos espontáneos con las mismas condiciones actuales. Por otro, los planos constatan que la gran extensión de urbanizaciones espontáneas existentes tiene una escala en la ciudad que no puede ser ignorada. Son áreas que requieren inversiones dirigidas a aumentar la calidad de vida de sus habitantes y equiparar las condiciones urbanas con el resto de la ciudad. CABA aspira ser una base para ambos procesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *