CABAÑAS DEL RÍO

CABAÑAS DEL RIO

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
CUBA
AGRACIELA CARCÍA, DAYMAN PEDRERO, ALEJANDRA GARCÍA

El proyecto Cabañas del Río se inserta dentro del Centro Recreativo Guajaibón, entidad estatal que brinda servicios a usuarios nacionales. El complejo está formado por diez cabañas típicas distribuidas en dos terrazas frente a la línea costera y próxima a la desembocadura del río Guajaibón. A solicitud del cliente se diseñó un nuevo prototipo de cabañas de descanso concebidas para el disfrute de visitantes que hacen estancia en el centro por un día. En una segunda etapa se planteó modificar cuatro de ellas para acondicionarlas con habitaciones y equipamiento para permitir estancias más prolongadas.

20Cabañas pasadías

Se propuso un módulo de aproximadamente 60m² y dos niveles, con planta baja libre. En este nivel cada cabaña se personaliza por un elemento escultórico tipo tótem que funciona como ducha exterior. En la planta alta se desarrolla un espacio único donde el sistema de cierres proporciona el vínculo interior-exterior y a la vez brinda la posibilidad de independizar funciones.

El volumen del nivel superior, apoyado sobre columnas de sección circular, parte de la descomposición de un prisma de base rectangular fragmentado en su diagonal, lo que delimita claramente el espacio interior del exterior. El giro de la fachada propicia el aprovechamiento de las brisas predominantes, protege parcialmente la terraza no techada del asoleamiento y favorece las visuales hacia el paisaje marino.

Cabañas ampliadas

Su diseño plantea una dinámica conceptual similar a las sencillas, en este caso ocupando parcialmente la planta baja para la inserción de una habitación y cocina, pero manteniendo el plano diagonal que define los diferentes espacios.

Elementos comunes

En el interior se recrea un ambiente tropical con el uso de materiales como la madera, el barro, las fibras naturales, y los colores cálidos.  El mobiliario propuesto posee máxima ligereza y flexibilidad permitiendo utilizarlo en múltiples actividades según las preferencias de los huéspedes.

El sistema constructivo propuesto combina una estructura de esqueleto de columnas de sección circular y muros de carga que soportan las losas planas de entrepiso y cubierta. La mayoría de los cierres exteriores son de carpintería, exceptuando las zonas de cocina y baños.

Los materiales utilizados son producidos por la industria nacional con el objetivo de reducir los costos de ejecución. Se trabajó el hormigón a vista en losas y columnas, enchapes de piedra jaimanita para los paramentos exteriores, losas de barro cocido de diferente formato para pisos y sistemas de impermeabilización de cubiertas y enchapes cerámicos para baños y cocinas. Para las celosías se empleó madera reciclada elaborada a partir de aglomerado de aserrín y resinas. Las barandas de acero inoxidable y cuerdas, así como el mobiliario se produjeron de forma artesanal.

El proyecto contempla una segunda etapa que incluye paseo marítimo, muelle para el atraque de botes y una piscina natural.

 

Paisaje

El conjunto se estructura a partir de un vial central como elemento de enlace de todas las edificaciones. Se crea un paisaje donde las cabañas tienen un papel protagónico permitiendo la transparencia de las mismas, que se mezclen con la naturaleza, a la vez que participen de ella desde su interior. El entorno tiene la función de recreación y descanso al igual que las cabañas, por ello se desarrollará en una segunda etapa un paseo marítimo que recorre la costa  a lo largo de 270m, rodeado de vegetación de la primera línea costera, con gazebos y bancos aislados en su recorrido. Adentrada en el conjunto y retirado del vial sobre una extensión de césped, se reserva un área de descanso y el esparcimiento al aire libre.

Las cabañas más cercanas al mar se elevan del nivel de la costa creándose un talud enchapado con piedras de variadas dimensiones y formaciones naturales escultóricas. Estas piedras se apoyan directamente sobre el terreno y se cubren las juntas entre ellas con césped conformándose un mural natural. Las plantas a utilizar son variadas,  todas resistentes al salitre y a los vientos.

Se definen tres franjas con diferente tratamiento de vegetación, la primera de 40m de ancho coincide con la franja de protección costera y basa su diseño en revitalizar e  incrementar las especies existentes como la Uva caleta, introduciendo algunos ejemplares propios de la manigua costera. La segunda franja abarca el área de las cabañas donde se ubican especies con el objetivo de ser disfrutadas por el visitante, creando diversas combinaciones y emplazando algunas como acento. La tercera franja es el encuentro entre el área de las cabañas y la colina ubicada al SE, que crea una pantalla de fondo compuesta por diferentes especies de árboles entremezclados, algunos de gran porte, con el objetivo de ocultar zonas de servicios.

El vial está previsto como una cinta de hormigón impreso que se coloca bordeado de césped sin contenes para favorecer el drenaje natural. Los accesos a las cabañas y áreas de parqueo se definen de pavimento verde compuesto por losas de hormigón fundidas en obra y juntas de césped. Se emplean también piedras naturales para conformar algunos caminos y la madera reciclada se utilizará en las pasarelas del paseo marítimo, que no se apoyará directamente sobre el terreno para respetar el ecosistema y las regulaciones medioambientales de la zona. Las redes exteriores tienen su trazado en una zanja común para producir la menor cantidad de afectaciones en la  conformación del paisaje.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *