CAMPS TISCORNIA 30 AÑOS DE ARQ RESIDENCIAL

BAQ 2016
CATEGORÍA TEORÍA HISTORIA Y CRÍTICA DE LA ARQUITECTURA EL URBANISMO Y EL PAISAJE
ARGENTINA
FERNANDO DIEZ, VALERIA MATAYOSHI

El programa de la arquitectura residencial es más bien un ejercicio de repetición, donde la variación aparece gradual y progresivamente, como una transformación que acompasa los cambios en las aspiraciones sociales y las costumbres, estilos de vida que de algún modo condensa la vivienda. Eso no significa que esta producción mas discreta, más necesitada del ajuste y la medida que de la grandilocuencia y la audacia, carezca de dificultad o no exija al máximo la capacidad proyectual del arquitecto. Como se trata de un trabajo que se repite, el arquitecto ensaya a lo largo del tiempo, perfeccionamientos y variaciones sobre soluciones proyectuales que ya conoce dando lugar a una serie.

El trabajo de Camps Tiscornia se desenvuelve en este difícil terreno, donde lo único se hace repetido en tantas diversas escalas de creciente abstracción. Los grandes edificios adquieren así una identidad subrayada por un nombre que se repite en la noción que adquiere la palabra Quartier, tanto como reflejo de un cierto tipo de edificio como de una cierta calidad de realización. Es en ese punto donde el estudio Camps Tiscornia ha encontrado su fortaleza, en la reconciliación entre serie y variación, pues los diferentes Quartiers, van mostrando las diferencias que los caracterizan, a la vez que comparten esas nociones abstractas de pertenencia a un cierto estatus social, estilo de vida, y calidad constructiva.

Eso es algo que no se consigue con una sola obra, sino con el ejercicio persistente, consistente e ininterrumpido del oficio del arquitecto, perfeccionando una matriz tipológica cuya calidad es el fruto del sereno equilibrio entre los principios de repetición y variación. Proceso que, sostenido en el tiempo y concentrado en un área de la ciudad dan lugar a una serie construida que se hace visible, no solo para los moradores de esos departamentos, también para un publico mayor que conforma la demanda de futuros emprendimientos.  El éxito de ese ejercicio a lo largo del tiempo no es fruto de la casualidad ni de la simple perseverancia, es fruto de una inteligencia en la comprensión de la naturaleza colectiva de la construcción tipológica, del diálogo continuo con una demanda que evoluciona permanentemente, tanto como en haber advertido la escala necesaria para alcanzar una visibilidad urbana capaz de establecer una identidad reconocible en la propia silueta de los edificios. Es un esforzado e inteligente compromiso entre escala, localización y espacio urbano, donde los propios edificios fueron creando el contexto de los que los seguirían.

Treinta años de práctica profesional se sintetizan en este libro, que no muestra el esfuerzo proyectual, de coordinación, gestión y organización necesarios para llevar a feliz término tan vasta producción, sino que se concentra en el producto de ese esfuerzo: los edificios construidos. Una producción impresionante por su calidad y por su volumen. Pero sobre todo, como una serie. Porque representa un esfuerzo inteligente en una determinada dirección, llevado adelante con convicción, paciencia y perseverancia. Un balance del que sus autores pueden sentirse satisfechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *