CASA B55

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
REPÚBLICA DOMINICANA
Autor: Silvia Soonets. Colaboradores: Carlos Ferrer, Rosangela Bobea, Quilvio Tio, Olmedo Ferreira, Gerardo Zavarce, María Alejandra Varela, Bernardo Núñez, Bruce Jiménez, José Manuel Villamán. 

Los ancestrales patios y retículas urbanas cobran de nuevo vida, al ser fusionados  con la espléndida luminosidad caribeña, para imprimirle a esta casa sentido de lugar. Si bien el resultado puede asumirse como una reinterpretación de una casa con patio, de linaje castizo, también puede a la vez serlo como una reinterpretación de un también tradicional “damero urbano”, donde ejes cartesianos entran y salen con absoluta transparencia; generando brechas entre adyacencias volumétricas, similares a las calles de un pequeño poblado. Dichos ejes cartesianos no solo corresponden a las circulaciones que entrelazan las diferentes dependencias del programa, sino que en muchas ocasiones son ejes que  permiten que la vista continúe hasta el cielo o hasta los exteriores circundantes, como una manera de que la vivencia interna siempre pueda asirse del exterior y viceversa. La interrelación entre “adentro y afuera” se enfatiza en el eje principal mediante la presencia del agua que, tanto avanza para dar la bienvenida al visitante, como lo acompaña en su recorrido, hasta invitarlo finalmente a disfrutar de la piscina con que culmina y que parece flotar frente al bosquecillo que circunda el solar.

Creemos que los proyectos son el resultado de un proceso de síntesis en el que se amalgaman en una sola unidad solicitudes de diversa índole. En este caso, las reglamentaciones del parcelamiento privado donde se ubica la vivienda van más allá de las restricciones de área y retiros, e incluyen la inclinación de los techos, los colores de fachada y el respeto a la vegetación existente. Los propietarios sugirieron la presencia del patio central, espacios para la pareja ubicados en la planta alta, el uso de la emblemática piedra coralina, la presencia del arte, así como sencillez y amplitud. Los requerimientos del clima tropical y del lugar fueron atendidos con ventilación cruzada, amplios aleros y cerramientos capaces de resistir a los huracanes.

El diseño del jardín, con la vegetación ubicada en focos diferenciados bañados de luz, y la selección de las especies, cuyas texturas y modulaciones se integra en diálogo con diferentes tramas y visuales de la casa, y responde tanto a las ideas conceptuales como a las necesidades prácticas de mantenimiento y costos. En esta fusión de texturas, de belleza y pragmatismo, destaca el gran portón principal, “Progresión Amarilla en 3 Movimientos”. Esta escultura, integrada con el eje principal, cuenta su propia historia, esta vez cinética, sobre las tradicionales celosías caribeñas.

Si bien el conjunto resulta sensorial e icónicamente identificable por el muy refrescante juego entre los colores blanco, azul y verde, la esencia de la casa, habla de una fusión entre la entrañable calidez de la tradición, y la espartana y detallada nitidez de la contemporaneidad.