CASA CAFM

BAQ 2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MEXICO
ALEJANDRO ZÁRATE DE LA TORRE, EDGAR VELASCO CASILLAS, MARIO PLIEGO, DALILA INIESTRA

La noción de intimidad es sintomática de la modernidad, en donde la idea de colectividad pierde peso ante la primacía del individuo. Nada es más sagrado en nuestras sociedades contemporáneas que el derecho a la vida privada y a contar con un lugar que invite a un estado de paz y tranquilidad. Paradójicamente, en las urbes contemporáneas, el acceso a la privacidad es cada vez más difícil, ya sea por cuestiones de espacio o sobreexposición a áreas públicas.

El proyecto Casa CAFM se ubica en un conjunto residencial urbano, en donde conviven casas y edificios, divididos solamente por una calle, por lo que los vecinos se ventanean entre ellos sin la más mínima mesura.

Los habitantes de la casa son una pareja de profesionistas, ella chef y él economista, quienes comparten una profunda afinidad por las experiencias sensoriales y poseen una vasta memoria espacial habitada por vívidos recuerdos de sus múltiples viajes. Fue esta riqueza sensorial la que nos inspiró a realizar un proyecto que recreara la conexión que todos formamos con los espacios y que se nutre de nuestras experiencias únicas y personales. En este proyecto, quisimos materializar la visión de los habitantes y su relación con los lugares en los que han estado y que forman parte de su identidad.

La idea original se desarrolla en cuatro volúmenes sólidos, sencillos y de gran fuerza, que poseen una materialidad y una tectónica pétrea, que nos acercan a lo natural. El patio-jardín central funciona como el eje que conecta los diferentes espacios. Se trata de un elemento de gran dinamismo y perspectivas diversas que aporta significativamente a las experiencias de sus habitantes.

Por su parte, la fachada ostenta una grieta que acentúa la división entre dos de los volúmenes, creando la sensación que, al cruzar por ella, se estaría pasando de la esfera pública a la privada, del exterior al interior, del ruido a la tranquilidad; haciendo de dicho acceso un umbral de lo ciego, sólido y hasta masivo, hacia un espacio personal y transparente de gran profundidad.

Finalmente, nuestra intención arquitectónica tiene una meta aún más ambiciosa, que es la búsqueda de la singularidad: cada espacio busca generar una conexión única con el exterior, obedeciendo a situaciones concretas y necesidades específicas.

De acuerdo con Juhani Pallasmaa, “la arquitectura es el arte de la reconciliación entre nosotros y el mundo, esta mediación tiene lugar a través de los sentidos”. Con esta visión en mente, nuestro proyecto se caracteriza por una búsqueda de luz y transparencia, por crear una relación con el exterior y hacer una invitación a la contemplación. Sin embargo, esta búsqueda se realiza sin sacrificar la intimidad. Las ventanas ofrecen una sensación de amplitud sin revelar demasiado de lo que pasa en el interior. De igual manera, los bloques sólidos buscan proteger la privacidad. Podemos decir que la experiencia última que buscamos para los habitantes del proyecto es la tranquilidad. El poder sentir que son parte del mundo, pero que poseen un pequeño limbo privado sólo para ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *