CASA EN LA COLINA

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
CHILE
FELIPE DEL RIO.

Esta casa, ubicada en un área de origen rural, nace de la re interpretación y representación de las construcciones campestres tradicionales, y desde un punto de vista crítico frente a una expansión urbana y desarrollo inmobiliario poco sensibles a lo agreste, que reproduce modelos habitacionales y de infraestructura urbana en un escenario natural.

Esto nos entregó las primeras nociones para el diseño, proyectar una casa de campo en lugar de una casa de ciudad, en el campo. Así, la idea de reinterpretar y representar tomó fuerza por sobre la de inventar un concepto formal para una vivienda, con el fin de trabajar en contexto y en relación al entorno.

En el proceso de estudio de las tipologías constructivas de áreas rurales -habitacionales e industriales- sobresalen las virtudes espaciales y constructivas de los galpones para maquinaria y bodegas agrícolas: simpleza estructural, amplitud y altura interior, flexibilidad de uso, construcción modular y potencial de ampliación programada, todas consideraciones bien valoradas por el mandante.

Los elementos que componen este tipo de construcción son fácilmente reconocibles, lo que la hacen común y familiar, y al mismo tiempo definida dentro del paisaje a través del uso de los materiales.

En contraposición a estas virtudes se presenta la problemática de los aspectos térmicos y energéticos de recintos con gran volumen de aire, pensando en el uso doméstico y el potencial de estas estructuras como modelo de crecimiento habitacional para zonas rurales -esta vez inspirado en sus propias características y paisajes-, dándoles valor y extendiendo su tradición constructiva desde una perspectiva medioambiental contemporánea y sustentable.

Como estrategia de diseño se resuelve cargar la estructura de la casa con más variables programáticas y de funcionamiento, constituyendo el eje temático del proyecto. Esto resulta en un esqueleto estructural en base a marcos de hormigón armado de doble altura, con forma independiente según su posición y programa. En el desarrollo longitudinal de la casa ningún marco es igual al siguiente, rompiendo la simetría y monotonía espacial de las estructuras industriales.

Los pilares de los marcos estructurales fueron diseñados con una sección variable que aumenta a medida que ganan altura, generando la condición para un cerramiento perimetral aislante de mayor espesor en el segundo nivel y techumbre, entregándoles mayor capacidad térmica. Esto contribuye a almacenar la masa de aire caliente por más tiempo en invierno, a modo de una casona con muros gruesos de adobe.

Para enfriar la casa se proyectaron ventilaciones cruzadas en ambos sentidos y niveles de la casa, para favorecer la circulación de aire fresco y la extracción pasiva del aire caliente.

El espacio interior se organiza reuniendo todas las funciones de servicio y circulaciones en un corredor técnico  de dos niveles, orientado al poniente y separado de las aéreas públicas y dormitorios por un muro-eje de albañilería reforzada de ladrillo fiscal visto, de doble altura y perforado para la interacción entre ambos espacios. En los cabezales de la casa se ubicaron las terrazas, orientadas al sur para el verano y al norte para el sol de invierno.