CASA EN TLAYACAPAN

BAQ 2016
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
MÉXICO
PRODUCTORA, CARLOS BEDOYA, WONNE ICKX, VICTOR JAIME, ABEL PERLES

El proyecto inició cuando una amiga heredó unas estructuras de poliéster en mal estado: los módulos provenían una vivienda en la que solían pasar sus fines de semana en la década de 1970, cuando ella era una niña. El proyecto original formaba parte de una serie de viviendas experimentales, diseñadas por el visionario arquitecto mexicano Juan José Díaz Infante (1936-2012) como parte de su proyecto Kalikosmia. El conjunto constaba de seis armazones de forma hiperboloide-parabólico que podrían montarse en diferentes configuraciones. Las estructuras consisten de un núcleo de espuma de poli-estireno recubierta por ambas caras con un revestimiento rígido de fibra de vidrio, como si fuera una tabla de surf. Originalmente la idea era producir estas viviendas ligeras en masa para transportarlas a todos los rincones de la nación para alivianar el déficit de vivienda, pero realmente nunca tuvieron mucho más éxito que como aplicación en unos fraccionamientos turísticos alternativos.

Los propietarios compraron un terreno en la cercanía de la Ciudad de México e invitaron a PRODUCTORA a re-ensamblar y reciclar los módulos de fibra de vidrio. La casa de forma centrifuga fue implantada en el centro del lote, organizando todos los espacios auxiliares hacia el perímetro del terreno. Para conseguir una mayor amplitud en el interior de la vivienda (evitando así también la concentración de aire caliente), se levantó todo el proyecto sobre un zócalo de concreto aparente, estableciendo una leve diferencia de altura entre los espacios públicos y los espacios privados de la casa. Utilizando un encofrado rústico de madera de segundo uso, se generó una textura muy bruta y pronunciada que contrastaba bien con las tersas superficies de los módulos restaurados. Este material fue repetido en las terrazas exteriores, estampando la misma textura en las superficies horizontales.  

El proyecto investiga la idea del reciclaje no solamente como una cuestión de recuperación técnica o material. ¿Cómo podemos reciclar conceptos e ideas? ¿Cómo trabajar con elementos y diseños que nos dejaron los arquitectos de una generación anterior? Últimamente en la arquitectura se ha enfatizado demasiado la idea de la innovación constante, inventando paradigmas nuevos para cada proyecto. Esto no tiene sentido. Hay que aceptar que la arquitectura es un quehacer lento en el que el conocimiento se va acumulando poco a poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *