CASA MIRADOR

BAQ 2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ECUADOR
LILIANA IDROVO, IDEAR VIVIENDA

En la ciudad de Loja, al sur del Ecuador en una de sus Colinas más prominentes, destaca un paisaje urbano implantado dentro de la naturaleza de sus montañas desde la cual podemos apreciar casi la totalidad de la ciudad. Es en este lugar donde se ubica la vivienda como si fuese un ave empozada en la cumbre de una montaña divisando su entorno.

La edificación implantada en una parte estratégica de la colina, le permite apreciar y ser apreciada desde la ciudad. Es por este motivo que se tomó la decisión de darle un sentido horizontal a la vivienda, emulando y reinterpretando uno de los conceptos básicos de la obra de Charles-Édouard Jeanneret (Le Corbusier) respecto a la horizontalidad versus la verticalidad y tomando el blanco del purismo como expresión básica de su fachada minimalista.

La vivienda cuenta con un área de 480m2 de construcción con un frente de 15 metros, lo que permitió aprovechar al máximo las vistas panorámicas de la urbe. Cuenta con dos volúmenes simétricos en volado que le dan a la edificación la sensación de querer despegar como si se tratara de un ave de dimensiones colosales.

Al realizar un recorrido por el interior de la casa es fácil distinguir de lo que estamos hablando, en cualquier parte de la vivienda se puede apreciar los grandes ventanales que seccionan como marcos de una postal el gran paisaje de la viña lojana.

La casa mirador cuenta en Planta baja con espacios tales como: Sala, comedor, cocina, estrechamente vinculados entre sí, sin muros ni tabiques que la separen, un área de juego y esparcimiento en un espacio neutro en desnivel que enlaza la parte social de la de descanso.

En planta alta nos encontraremos con tres habitaciones, dos de las cuales están unidas por un puente las mismas que gozan de espectaculares panorámicas.

La suite principal está en la cumbre más alta de la edificación, disfrutando de privilegiada vista protagonizada por la ciudad y sus montañas.

La estrecha vinculación entre sus espacios sumada a los grandes ventanales que protagonizan su fachada permiten contar con espacios acogedores llenos de luz natural. Una doble altura en su parte social hacia la parte frontal le da un lenguaje de escala muy particular generando visuales internas como externas de la vivienda y su entorno.

La bondad del hormigón armado es el protagonista del proyecto alternado con sutiles implantes de madera y aluminio, como soluciones estructurales fáciles de distinguir en la concepción general de la vivienda. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *