CASA MIRADOR

CASA MIRADOR

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
CHILE
MATIAS ZEGERS

Emplazamiento

Visto desde la distancia, el pabellón entrega una imagen ambigua entre una construcción vernácula que ha estado aquí por años y un aspecto deliberadamente moderno.

Situada en el valle de Casablanca en la cima de una pequeña colina rodeada por viñedos y coronada por un espino retorcido por el viento, la construcción adopta la solemnidad de un asentamiento ancestral.

Volumetría

La construcción esta compuesta por 2 volúmenes de hormigón de color estratificado separados entre sí por un espacio vacío de similares proporciones. El techo es una estructura monolítica de forma piramidal con aristas agudas que se posa cuidadosamente sobre los muros conectando ambos volúmenes.

Hacia el sur un volumen equivalente al espacio del comedor es desplazado hacia la pendiente dejando la cocina semi enterrada. Un último cuerpo metálico que actúa como contención de la pendiente también alberga los equipos del sistema fotovoltaico, única fuente de energía del proyecto.

Atmósferas

Los recintos se han distribuido como una secuencia de espacios que contrastan paradójicamente entre uno y otro. El espacio a la llegada (1) es solemne y amplio, definido por el espino centenario y la fachada norte del edificio.

Una aureola de flores y piedras delimita el paisaje cercano. Las únicas formas distinguibles son tres construcciones geométricas que se abren paso entre las flores.

El patio de acceso (2) es un lugar estrecho con altas paredes que recortan el cielo drásticamente. Un velo de agua moja un bloque escultórico de hormigón negro.

El Estar (3) es un lugar oscuro e íntimo con una ventana exageradamente horizontal que enmarca una vista panorámica de los viñedos hacia el poniente.

Dos portones de mañío rústico conectan con el comedor (4), un espacio iluminado, ambiguo y con vocación de exterior que se enfrenta al espino escultórico como a través de una vitrina.

Quizás el elemento mas llamativo es la losa armada que termina en una arista de 8mm de espesor que en conjunto con el cerramiento de cristal de 3,6mt de alto y 9,5mt de ancho contrastan con la rugosidad de los muros estratificados de hormigón pigmentado aportando la delicadeza de que carecen los muros.

Hacia el oriente está el quincho (5), un patio amurallado con un olivo al centro. Una abertura en la esquina deja expuestos los gruesos muros equilibrados sobre las fundaciones.

Construcción

El hormigón se fabricó in situ en pequeñas cantidades, suficientes para recorrer todo el perímetro del volumen. Esto permitió a su vez lograr una variación aleatoria en el color y la textura de cada hormigonada respondiendo tanto a lo artesanal del proceso como a las condiciones climáticas.

El resto de los materiales utilizados son en general de naturalezas y tectónica opuesta a la cualidad de los muros.

Sostenibilidad

El proyecto tiene un alto grado de eficiencia energética. Su diseño se baso en 3 principios fundamentales; generación de energía fotovoltaica, sistemas de ventilación pasiva y reutilización de aguas.

Los requerimientos de climatización pasiva fueron condicionantes para el diseño arquitectónico en términos de orientación -tanto con respecto al sol como a los vientos predominantes- en función de controlar el confort térmico en el interior  mediante la utilización de ambas fuentes de energía natural.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *