CASA PARIS

BAQ 2016
CATEGORIA DISEÑO URBANO Y ARQUITECTURA DEL PAISAJE
BRASIL
CASA 14 ARQUITETURA

La Casa París fue concebida a partir de dos criterios que se articulan sin jerarquía: contextualización urbana y plasticidad formal. Esta articulación se establece, sobre todo, por las características de su morador, un joven músico integrado a la dinámica de São Paulo, transitando entre momentos acogedores, silenciosos y festivos.

El lugar se caracteriza por expresivas irregularidades geográficas: pendiente acentuada, terreno en forma trapezoidal y ángulos agudos. Lo que podría ser una dificultad proyectual se transformó en el partido adoptado. En ese sentido, los accesos se hacen por dos frentes opuestos marcados por el desnivel, distinguiendo los flujos claramente. Por un lado, la base del terreno prioriza la entrada de vehículos. Por otro lado, el acceso es sólo para peatones. En este, el ingreso se hace por un estrecho paso a través de una grieta en el volumen de concreto, que se abre a la amplitud de su interior.

La topografía irregular ha contribuido a la distribución del programa en tres niveles distintos. En el primer piso, salón y cocina coexisten integradas a los jardines opuestos. El segundo piso alberga dos suites y una terraza, que acompaña el diseño triangular del terreno. En su totalidad, la casa se relaciona transversalmente entre el este y el oeste, favoreciendo la iluminación natural de la mañana y de la tarde.

Los elementos constructivos de la casa se restringen al hormigón prefabricado (forjado panel y escalera) y el vidrio, que en su articulación y plasticidad contribuyen a una rica materialidad. Sin embargo, el uso del concreto a gran escala, es una solución que va más allá de una opción puramente plástica: losas, pisos, paredes y escaleras permanecieron aparentes en su forma natural, viabilizando el proyecto constructiva y económicamente por cuenta de directrices precisas. Así, además de aprovechar el perfil natural del terreno, las paredes y fundaciones sin excesos permitieron el uso más racional de los materiales.

La cobertura, además de servir como una terraza que amplía el espacio de convivencia, exalta la inserción de la casa en la ciudad. Ofrece variadas vistas del paisaje de la ciudad, enfatizando la permeabilidad entre el área interna y externa, y trae hacia el interior la vida de la ciudad que sucede alrededor.