CASA RÍO DEL MEDIO

 

BAQ 2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ARGENTINA
DANIEL NASJLETI, TOMÁS NASJLETI, SANTIAGO ARZUBI, ALEJANDRO FERNANDEZ, LILIANA COHEN, GONZALO VIRAMONTE

La casa está situada en el Valle de Calamuchita; al pie de las Sierras Grandes, sobre un amplio recodo del Río del Medio y su emplazamiento permite observar el desfiladero natural de la ladera con un frondoso bosque de pinos que acompañan cascadas, playas de arena y coloridas retamas.

El orden natural de extensos límites entre campos con muros de piedras apiladas a mano y la fisonomía de robustos molones incrustados en sus laderas, inspiran la Idea… es así que  la CASA se dibuja como una silueta  de fuertes  volúmenes encastrados, que emergen de su topografía y su perfil acompaña la geografía  natural hacia el río. El territorio y su fuerte pendiente se resuelven construyendo una sucesión de Andenes o terrazas a modo de resaltar  la atmosfera del espacio natural y acentuar el ritual de llegada y contemplación del lugar; provocando un recorrido apacible y significante.  Se propone al arribo  una “gran terraza rebajada” contenida por cintas de muros en  piedra y escalinatas encofradas en madera, cuyo descenso va rotando a fin de remarcar otros enfoques y permiten la observación de la escenografía circundante y su propio territorio. El encargo fue de una casa para uso flexible tanto en invierno o verano, para muchos y para pocos; generando así una sucesión de fuelles o compuertas entre los diferentes espacios; permitiendo su flexibilidad de uso de manera de independizar cada área. La construcción está compuesta por 3 volúmenes revestidos en piedra color agrisado, extraída de una cantera cercana y se engarzan entre sí con láminas de hormigón visto. Una robusta techumbre de vigas de Guayubira le brindan un efecto de fuerte cobijo en sintonía y dialogo con el paisaje circundante. Esbeltas estructuras metálicas con decks de madera permiten asomar a miradas más próximas del río.  El interior se organiza con un área de dormitorio de padres, otra de hijos y el quincho que los conecta para el uso social y su transparencia deja fluir la perspectiva al entorno. El estar principal en desnivel y la cocina-barra como área de renuion familiar se integra en un solo espacio y contemplan a través de un visor de gran altura de manera protagónica el pinar y la gran olla del río. En la terraza inferior se ubica el cuerpo del área de huéspedes y un extenso muro de hormigón lo separa de la casa y le otorga reparo y privacidad. En el paisaje se implanto de  manera muy sutil un grupo de nuevas especies de árboles permitiendo otras lugares de estar, se remarcó el trazado de senderos con durmientes de quebracho, una explanada de piedra en el río y un asador con piso en piedras lajas  para simple descanso a la sombra de un árbol añoso …

tan solo para contemplar el cauce del río y  la silueta de la casa,tan solo para disfrutar de la nueva morada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *