CASA VIEW

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ARGENTINA
DIEGO ARRAIGADA, MARK LEE, SHARON JOHNSTON.

Situada en las afueras de Rosario la Casa View está diseñada a partir de las posibilidades y las limitaciones de nuevos usos residenciales en áreas y paisajes tradicionalmente rurales.

El solar de 2113 m2 tiene una privilegiada posición periférica en esquina frente a un centenario monte de eucaliptos perteneciente a un antiguo casco de estancia.

La casa se concibe como un objeto sensible posado en la llanura: posee una lógica propia pero es capaz de informarse y relacionarse con las características específicas del lugar. Está condicionada por dos deseos contradictorios:

  1. establecer relaciones entre los espacios interiores domésticos y la escala del paisaje.

  2. lograr condiciones de privacidad visual con respecto a futuras casas vecinas.

La percepción del paisaje circundante organiza un tradicional programa de vivienda como una sucesión de espacios continuos en una espiral ascendente de 360° que acompaña el desarrollo del horizonte.

Estos espacios conforman una masa compacta de dos niveles con una pisada pequeña sobre el suelo.

La complejidad formal y tectónica de la casa resulta de la repetición de cuatro erosiones geométricas alternadas en cada cuadrante de la masa que refuerzan el sentido rotacional del proyecto y colaboran con las demandas estructurales de la envolvente de hormigón. En estos vértices, la masa se comprime hacia abajo o bien se despega del suelo, percibiéndose como leve o pesada a medida que se la rodea. Estas operaciones resultan en una sucesión dinámica de superficies continuas y desjerarquizadas donde cada plano de fachada se va transformando sucesivamente en principal y deja ver superficies oblicuas que anticipan la fachada siguiente.

Como resultado de enmarcar las mejores vistas del paisaje y prever la ubicación de futuras casas vecinas las aberturas toman una disposición rotacional y alternada, en una secuencia que comienza en la galería de acceso en planta baja -hacia el oeste-, y culmina en la ventana de la habitación principal que mira hacia el este y el monte de eucaliptos. En la definición de las aberturas también se ha tenido en cuenta la reducción de demandas energéticas al controlar su receso con respecto a la fachada, facilitar ventilaciones cruzadas y proveer abundante luz natural. Al variar en orientación, altura y profundidad, cada abertura captura un tipo de luz y visión distinta del paisaje, proporcionando una variedad de relaciones entre interior y exterior. La ventana noroeste (perteneciente al estudio) se sitúa alta contra en cielo raso, evitando la visión directa hacia un sector de potenciales vecinos pero captando la visión de cielo y el sol rasante del atardecer. Interiormente, la sucesión de operaciones formales y el encuadre de las aberturas causan impresiones volumétricas y visuales que tensan el espacio en el sentido de la circulación y conforman un paisaje interior continuo de superficies, vistas y efectos lumínicos.