CASA VISTA HERMOSA

7xa VH 14

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
GUSTAVO ACUÑA

En una época donde las preferencias por una arquitectura de estridencia formal o de un minimalismo refinado en exceso, es siempre un placer encontrar clientes interesados en las emociones que provoca un sencillo y cálido espacio interior. La casa Vista hermosa es un volver a la esencia de la arquitectura: un adecuado manejo del espacio interior y un delicado balance de aperturas para regular la iluminación y ventilación natural que logran generar un confort natural.

Esta casa se desarrolla en un pequeño lote atípico de la Colonia Vista Hermosa con una pendiente ascendente. Los clientes, un investigador y una pianista de profesión llevan una vida tranquila con necesidades alejadas de los clichés prototípicos regiomontanos, no hay espacios para presumir, solo para disfrutar. El programa se desarrolla en tres niveles cuyas circulaciones verticales están pensadas para generar un paseo por los espacios que hacen el recorrido más cómodo.

En planta baja la concepción del espacio negocia entre lo social y lo privado: una gran estancia hace las veces de comedor, sala, cuarto de estudio, sala de música, área de televisión y se apoyan de una pequeña cocina cuyo mobiliario es sumamente básico y esencial. Se conecta con el exterior por una terraza que da a la calle y que lejos de buscar vistas hacia la ciudad refuerza el carácter de intimidad de estos espacios con características propias de una vida casi monástica. La gran estancia tiene un área de doble altura que permite el acceso discreto y controlado la luz natural.

Al recorrer la escalera se llega a un área de lectura, pequeña, con discretas aberturas al exterior que permiten la entrada sutil de luz y logra un débil vínculo con el exterior. Las recámaras se articulan por un pasillo que siempre ve a la doble altura de la estancia y por consiguiente siempre está iluminado y ventilado. Las recámaras cuentan con las dimensiones básicas para su función y solo las que dan al patio trasero privilegian las vistas al exterior que se configura como una extensión del interior.

La casa tiene un sencillo sistema de circulación de aire que permite siempre tener una temperatura agradable al interior, al tener una mínima cantidad de vidrio en las aberturas el fresco almacenado por las noches ayuda a mantener este confort. Se tienen aberturas en los techos que funcionan de acuerdo al microclima de la zona y están debidamente calculadas para desfogar el aire caliente almacenado durante el día. Estas aberturas también permiten el acceso de la iluminación cenital que hace innecesario el uso de iluminación artificial durante el día en toda la casa.

Los espacios son neutros, en muros un solo acabado para exterior: zarpeo en varios tipos de esgrafiados, al interior los muros y techos se manejan blancos para dar paso a la duela natural de pino que cubre todo el piso de la casa, esta duela fue construida a la manera tradicional con cama de bastidor de pino y tableta de 4″ donde al pisar se tiene esa sensación de “muelleo” que nos recuerda que estamos teniendo contacto con un material natural.

Los objetos personales acumulados por la pareja a lo largo de su vida forman parte de la decoración, cada uno tiene un valor sentimental importante para la familia y por lo mismo un lugar importante en la casa. No hay decoración profesional, solo apropiación y personalización del espacio, la arquitectura deja el protagonismo a la vida familiar y se convierte en el marco ideal para que esta se lleve a cabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *