CENTRO DEPORTIVO UNIVERSIDAD DE LOS ANDES

BAQ2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MENCIÓN
COLOMBIA
FELIPE GONZÁLEZ PACHECO

La Universidad de los Andes, dentro de su  plan de desarrollo de planta física, realizó un concurso arquitectónico al que fueron invitados los profesores  de la Facultad de Arquitectura para realizar el diseño de su nuevo centro deportivo dentro del predio denominado “La Gata Golosa” en el  extremo oriental de la universidad, el cual está dentro del perímetro urbano entre la ciudad y los hermosos cerros Bogotanos.

Por lo anterior en el plan regulador de la universidad, este predio tiene una restricción de área de ocupación  que se constituía  en un reto de diseño fundamental. (El predio total es de 25.281 mts2 y el área ocupable es de 1.264 mts2 para un programa de 6.500 mts2). Esto obligaba a hacer un proyecto concentrado y de varios pisos que además pudiera respetar su entorno natural para resolver un programa de actividades físicas y deportivas de vital importancia para la vida universitaria.

La propuesta Ganadora de la firma MGP Arquitectura y Urbanismo, dirigida por el arquitecto Felipe González-Pacheco Mejía, profesor de cátedra de la facultad y actual sub-director del Taller Internacional de arquitectura de Cartagena, planteó que además de hacer un edificio para hacer deporte que cumpliera con el programa de actividades de la Universidad, se convirtiera en un edificio que sirviera para activar un sector que hasta la fecha tenía poco uso por su lejanía y que resolviera el predio completo para convertirlo en un sector deportivo y divertido de la universidad.

Las nuevas generaciones, usuarias fundamentales de este proyecto, tienen la capacidad de ser multifacéticas en todos los aspectos de su vida. Un edificio construido para estas personas del siglo XXI puede dar respuesta a esta condición.

PARTIDO  GENERAL   DEL   PROYECTO

Un edificio verde y multifacético para ir a ver hacer deporte.

A partir de construir un cubo transparente que se fracciona en seis partes por medio de dos cortes verticales y uno horizontal, recorrer el Polideportivo de la Universidad se convierte en una experiencia única y personal durante la cual es posible de manera simultánea estar viendo 4 ó 5 actividades deportivas y a la vez sentir intensamente el lugar geográfico en el que se está.

 OCUPACIÓN DEL TERRITORIO

Un edifico transparente y fraccionado.

Para lograr la máxima transparencia posible, como respuesta al lugar, el edificio se fracciona en seis partes, tres sobre tres; cada una de las cuales es de vidrio de piso a techo, lo cual permite que la luz, el cerro, la ciudad  atraviesen el edificio libremente y las actividades deportivas se miren las unas a las otras de manera sorprendente en un edificio descompuesto que divierte.

ARQUITECTURA DEFINIDA POR EL USUARIO

Un edificio con alternativas.

El programa del proyecto plantea mil maneras de usar el edificio, por lo que este se constituye en un proyecto sin puerta principal en el que el interior y el exterior se confunden para que el usuario escoja cómo usarlo. Por tratarse de un edificio para hacer y ver hacer deporte, su uso permite que no existan los límites tan claros entre el interior y el exterior.

El proyecto, por estar localizado en una ladera, exigía que se conectara con los diferentes niveles del terreno, situación que aprovecha para ofrecer alternativas de uso. Los estudiantes recorren el proyecto cada una haciendo su propio recorrido dependiendo de sus propias necesidades en un orden desordenado.

 LA VIVENCIA UNIVERSITARIA

Un edificio que confunde el interior con el exterior.

Hacer deporte o ver hacer deporte en el Polideportivo de la Universidad es una experiencia divertida, se pasa del interior al exterior permanentemente y los protagonistas del espacio son los deportistas, los espectadores y el lugar. Desde cualquier parte del proyecto se perciben los tres a través de los espacios interiores y exteriores. Los límites del espacio se trasladan hasta el cerro, hasta Monserrate, hasta la torres del Centro Internacional  o hasta el atardecer. La lluvia, las nubes o el sol participan del edificio y del espacio. Los pisos de cada nivel se trabajan con color, el cual se refleja en los techos dándole identidad a cada actividad.

 UNA IMAGEN TRANSPARENTE

Un proyecto de cajas indefinidas y transparentes.

A partir de la norma urbana el proyecto plantea una gran caja de transparencias. Son seis y cada una de estas busca relacionarse con el exterior mediante vidrios o celosías metálicas que camuflan el gran edificio en el lugar. Son seis cajas que se diluyen y funden con el lugar para  indefinir los límites entre arquitectura y sitio.

 LA TECNICA

Tres edificios. Uno para el agua en el aire y dos para lo demás.

El edificio se posa sobre un terreno plano, construido previamente a partir de un muro de contención separado de la estructura a la manera de “Baño María”.

Como resultado de buscar el fraccionamiento del edificio, la estructura le responde a esto con tres edificios independientes que se tocan levemente en el punto fijo, los cuales se resuelven por medio de una estructura combinada entre concreto y metal que permite rigidez y transparencia de manera simultánea.

EDIFICIO 1: Este edificio es el más complejo del proyecto y gracias a la solución arquitectónica-estructural que MGP planteó desde el concurso con la asesoría de De Valdenebro Ingenieros, y el posterior  trabajo de la firma P y D quien calculó el edificio en cabeza del ingeniero Alejandro Pérez,  se logró sin costos excesivos localizar la piscina sobre el polideportivo para enfatizar la transparencia y calidad ambiental del edificio.

EDIFICIOS 2 Y 3: Estos edificios son barras rígidas en los pisos bajos y transparentes en los pisos altos, en los que las pantallas se reemplazan por crucetas metálicas para lograr transparencia. La conexión leve entre los tres edificios se resuelve colgada del edificio 2.

Los materiales de construcción son entonces concreto a la vista y estructura metálica vista con cerramientos en vidrio y algunas pocas divisiones en yeso. Los pisos en vinilo y la excelente dotación del edificio hacen que sea fácil de usar, duradero y adecuado. Como última actitud,  se envuelve por una celosía metálica que diluye, camufla y protege al edificio desde el punto de vista bioclimático.

SOSTENIBILIDAD, UN EDIFICIO VERDE

El proyecto desde su concepción responde a la imperante necesidad de ser responsable con el medio ambiente. El fraccionamiento de los volúmenes permite ventilar e iluminar todos los espacios de manera muy eficiente, el calentamiento de agua se realiza por medio de energía solar y la asesoría bioclimática del arq.  Jorge Ramírez hace innecesaria la utilización de aire acondicionado o calefacción en un edificio con grandes consumos de energía deportiva.