COLINAS DEL VIENTO – VIVIENDA

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
COLOMBIA
NORA CECILIA ARISTIZÁBAL LÓPEZ , ANDRÉS ORTÍZ GÓMEZ, MARIO ANDRÉS PATIÑO ULLOA , GIOVANNI PIÑANGO , CARMEN FERREIRA, OMAR BRICEÑO VILLAMIZAR, CARLOS RÚA, MARTHA ELENA GUTIERREZ LUNA

El proyecto está localizado en el estado de Lara en Barquisimeto, Venezuela, un importante núcleo urbano, industrial, comercial y de transporte situado a una altura de 500 mts sobre el nivel del mar.

El predio planteó condiciones particulares que influyeron decisivamente en el urbanismo y la arquitectura propuestos. Por un lado está la positiva cercanía o colindancia con elementos ambientales, el parque “El Cardenalito”, el cerro y la quebrada Guarda Gallo. Por otro lado la presencia de la Autopista Centro Occidental, una línea de alta tensión y una gran depresión que atravesaba el lote longitudinalmente. El proyecto buscó potenciar todas las manifestaciones del elemento verde y usar aquellas condiciones que parecían  limitantes como oportunidades para el desarrollo del diseño. Dos grandes ejes lineales estructuran la implantación de los conjuntos residenciales. El eje vehicular logra la conectividad entre el sector existente, el barrio nuevo y la Autopista. Entrecruzado perpendicularmente se diseñó un eje  verde, recreativo y contemplativo, que enlaza a través de recorridos ininterrumpidos y  parques interiores, el parque lineal “El Cardenalito” y los conjuntos residenciales planteados.

La primacía del peatón fue determinante en la relación de los dos tipos de circulaciones, se privilegiaron los recorridos y senderos ambientales, sorteando el entercruzamiento con los automóviles. Por otro lado se trabajaron los cambios de dirección y puntos importantes de las circulaciones, como remates visuales que concentran los edificios de servicios comunales.

Los cinco conjuntos refuerzan la idea del “barrio” como unidad vecinal y están compuestos de casas simplex o dúplex. El criterio fundamental de la implantación fue el privilegiar la presencia y contacto de las residencias con la naturaleza. Los parqueaderos se resolvieron en semisótano, para evitar el fuerte impacto visual y espacial de los vehículos y aumentar las zonas verdes peatonales. Los conjuntos están organizados a través de una calle de jardines no rectilínea, que remata siempre con una visual natural.

Para reforzar la importancia del elemento ambiental y la idea de arquitectura del paisaje, se planteó un concepto volumétrico variado y rítmico. Las casas con su arquitectura en movimiento se entremezclan con el paisaje y los jardines. Hay retrocesos en las plantas y fachadas que suben y bajan para dar paso a visuales de árboles y naturaleza en medio de los elementos construidos. Análogamente a la relación planteada entre naturaleza y barrio, en la vivienda se orientan las visuales hacia los jardines y elementos verdes.