COMEDOR DE EMPLEADOS Y EJECUTIVOS PROBIOMED

PROBIOMED FRANCISCO GÓMEZ SOSA

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
MARIO SCHJETNAN, ANTONIO PLA

PROBIOMED es una empresa de características especiales en México, dedicada a la investigación y fabricación de productos biomédicos tales como vacunas y componentes fármacos para la medicina. Localizado en Tenancingo, Estado de México ha creado un campus de alta tecnología biomédica. El primer componente de esta campus es su propia planta, que ha venido ampliando y modernizando mediante un proceso planeado. Nuestro despacho GDU, conjuntamente con el Arq. Antonio Plá ha desarrollado el proyecto arquitectónico, urbanístico y paisajístico de la planta, laboratorios, oficinas y un amplio comedor para empleados y ejecutivos, además de la planificación del Campus, en donde se alojarán empresas similares o ampliaciones afines a las de la empresa.

La primera fase de intervenciones arquitectónicas consistieron en remodelar el laboratorio y posteriormente se añadió un cuerpo con los cubículos para investigadores y áreas de producción. El laboratorio, altamente complejo en instalaciones y requerimientos sanitarios, se caracteriza por un corredor perimetral acristalado que permite observar a los científicos además de crear los filtros necesarios. La luz se tamiza mediante parteluces horizontales que permiten vistas y contacto con los bellos jardines perimetrales del conjunto.

Posteriormente se diseñó y construyó la nueva planta de producción de vacunas y fármacos, oficinas generales y los edificios de instalaciones y casa de máquinas. La fase más reciente de intervención consistió en la implantación del comedor de empleados, investigadores y ejecutivos que se localizó en la parte alta del predio , en medio de una antigua y bella huerta de aguacates. El edificio se convierte en un ícono y símbolo del conjunto por su carácter y vocación social, por su emplazamiento y por su volumetría y expresividad.  Aprovechando los niveles del terreno se localizó una cisterna de agua potable que forma la base del comedor y cuyas losas se aprovecharon para localizar un gran espejo de agua que rodea parcialmente el edificio, creando un entorno acuático sumamente agradable.  La techumbre del edificio se inclinó hacia el norte para ampliar las vistas a las montañas distantes y ampliar la captación de luz natural. La misma inclinación permite también captar agua de lluvia y llevarla al espejo y la cisterna. El interior del edificio se ventila en forma natural por medio de ventilación cruzada, sin necesidad de aire acondicionado o calefacción. El comedor se ha convertido en un espacio que permite y promueve el contacto social entre investigadores, trabajadores, empleados y ejecutivos a la vez que es un remanso de descanso, tranquilidad y reflexión.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *