COMPLEJO CULTURAL POLITEAMA

Complejo-Cultural-Politeama.Foto-Seleccionada.006

BAQ 2014
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
URUGUAY
VICTOR LORIETO, CONRADO PINTOS, LUIS SANTELLAN

El Teatro Politeama es la principal infraestructura cultural de la Ciudad de Canelones (100.000 habitantes, capital del departamento homónimo). Construido en 1921 albergó espectáculos artísticos, deportivos y hasta circenses durante 60 años. En su último tramo (1983) al desgaste material se sumaron infelices intervenciones arquitectónicas contribuyendo a un proceso de degradación que culmina en 2012 con el cierre de la sala. La intendencia departamental, propietaria del inmueble decide entonces llamar a un concurso- licitación con el objetivo de recuperar y complementar el Teatro transformándolo en un Complejo Cultural.

Así, a la recuperación material de la envolvente se suman operaciones de recalificación de los diversos equipamientos escénicos, de sala y de servicio. Al programa original se incorporan ahora una sala multifuncional (para ensayo y performances escénicas o musicales de menor escala), aulas, servicios administrativos, de dirección y soporte de personal así como una cafetería.

La operación incluyó, asimismo, una reformulación de la estructura circulatoria y de servicios para garantizar la accesibilidad universal a todas las áreas del complejo.

El 19 de setiembre de 2014, tras ocho meses de obra, el Complejo Cultural Politeama reabrió sus puertas

            La reestructura circulatoria y la incorporación de la cafetería generan en la percepción espacial, una duplicación del limitado foyer y le suman el interés de su espacio expositivo.

El nuevo volumen se asocia al preexistente de un modo complejo. Comienza por reconocer el protagonismo del edificio del Teatro y de él extrae las directivas de su diseño: su materia y su color, su altura y la de sus componentes formales, la alineación de su fachada y el protagonismo del lleno sobre los huecos. Sin embargo la relación se tensa con el uso de opuestos: al peso del edificio preexistente se asocia un volumen leve, que renuncia a la masa y opta por planos que se articulan con la lógica de un Origami. En la memoria genética de uno está la piedra, en la del otro el papel.

El predio de la nueva intervención estaba antes limitado por un muro que reproducía la materia y la estética del teatro. Lo que ha sucedido es testimonio de una sensibilidad contemporánea que –al decir de Solá y Morales- se desplaza de la semejanza a la analogía.

Sala Atahualpa del Cioppo:

            La actuación sobre la sala principal del complejo estuvo enmarcada en un presupuesto global muy exigido, concentrándose en la reversión de operaciones infelices y la incorporación de equipamiento y acondicionamientos imprescindibles. El reacondicionamiento de la envolvente interior consistió en el retiro de revestimientos que ocultaban las barandas originales, de frisos y guardas aplicadas a los muros y la adopción de una coloración que unificara todos los cerramientos a la que se contrastó con la incorporación de butacas negras. La traza de las guardas retiradas se tomó como guía para la instalación de resonadores que relativizaron su presencia.

La reubicación de la cabina de control permitió rediseñar la tertulia alta con un necesario aumento de la capacidad de la sala.

En lo que hace al equipamiento escénico se procesó una renovación fuerte que, con la instalación de nuevas circulaciones elevadas permiten una operación más cómoda, segura y eficiente. El equipamiento lumínico se renovó en su totalidad y lo mismo en lo que refiere al acondicionamiento acústico y térmico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *