CORREDOR CULTURAL EL MOLINO, PARQUE FEDERAL, LA REDONDA

01

BAQ 2012
CATEGORIA DISEÑO URBANO Y ARQUITECTURA DEL PAISAJE
ARGENTINA
MARIO COREA, SILVANA CODINA, FRANCISCO QUIJANO, LUIS LLEONART, NORBET TARRAGÓ

 

En la provincia de Santa Fe, la obra pública constituye una política de estado. Se la concibe como la base material y la condición necesaria para la construcción de futuro, para la cohesión social, territorial y regional, y para colaborar al acceso a la educación, la justicia, la salud, la cultura.

El gobierno de la provincia se propuso un plan de obras públicas para realizar en el período 2007-2011, entre las que se encontraba una relevante intervención urbana en la ciudad capital, que incluyó la recuperación y puesta en valor de dos antiguos edificios de valor patrimonial y la generación de nuevo espacio público.

La Redonda, el Parque Federal y el Molino, Fábrica Cultural son las tres grandes obras culturales del Bicentenario, previstas dentro del plan de recapitalización de la ciudad de Santa Fe. La historia une a estos lugares de un modo particular: tienen su origen hace más de un siglo, fueron sinónimo de progreso en la ciudad, estaban vinculadas por el mismo tendido ferroviario, la década de los noventa marcó su decadencia y ahora se recuperan para el uso público.

En cuanto a El Molino, Fábrica Cultural, se constituye como una nueva referencia cultural y arquitectónica en la Provincia de Santa Fe, un espacio para la creación, la producción y el encuentro, inaugurado en diciembre de 2010.

Se trata de la recuperación edilicia del antiguo Molino Franchino y su incorporación a un sistema de parques y espacios públicos de la capital provincial. Su preservación y recuperación se decidió, no sólo por el significado histórico de los edificios (emplazados en el año 1894), sino también por su alto valor constructivo y espacial, y demandó un año y medio de intensos trabajos.

Está compuesto por tres espacios, cada uno con su propia identidad: un edificio para la producción (el antiguo molino), otro para la exposición y un paseo donde se conjugan ambas acciones. Esos espacios se dedican a actividades didácticas y expositivas vinculadas al diseño industrial y al diseño aplicado en general. Un multiespacio destinado a escuela de artes y oficios, y a la exhibición tanto del producto terminado como de sus procesos de fabricación y diseño.

Además de rescatar el valor histórico y edilicio del antiguo molino y de ofrecer un nuevo ámbito cultural abierto especialmente a la familia, una de las características más sobresalientes y originales de la obra es la construcción de una calle interior cubierta por las denominadas “bóvedas cáscara”, concebidas por el arquitecto Amancio Williams en la década del 40.

Estas bóvedas techan una calle, dando sentido a la intención del arquitecto Williams de, según sus palabras: “cambiar el clima del lugar en donde se instalen”. La calle tiene 25 metros de ancho, y abarca una superficie de 1200m2; se constituye como un paseo abierto, participativo y solidario, un lugar donde las bóvedas cáscara cubren sin encerrar, generando un cambio de clima, en sentido real y simbólico a la vez.

Para la realización del proyecto se accedió a los planos originales del Arq. Williams –gracias a la generosa contribución de su familia–, y a los ensayos y cálculos de las bóvedas cáscara realizados por el Arq. Claudio Vekstein y el Ing. Tomás Del Carril. La planificación conceptual del espacio estuvo a cargo del Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia, que actualmente organiza todo tipo de actividades culturales y recreativas.

Por su parte, La Redonda es un nuevo espacio cultural en la ciudad de Santa Fe, también inaugurado en diciembre de 2010, simultáneamente con El Molino. Se trata de la recuperación para el uso público y refuncionalización de un antiguo taller de locomotoras –edificio de alto valor patrimonial, antes llamado “Estación Santa Fe Cambios”–, especialmente pensado para exposiciones artísticas y como parte  integrante del Parque Federal.

En su conjunto, el trabajo previó la puesta en valor y rehabilitación funcional del edificio y sus espacios abiertos circundantes. El propósito es devolver a la ciudad algo de lo que fue este emblemático lugar.

Luego de largos años de abandono y deterioro de las instalaciones ferroviarias, las obras incluyeron la reconstrucción de techos, la refacción de paredes interiores y restauración de paredes exteriores de ladrillos a la vista, el cierre de vanos con aberturas de aluminio y vidrios transparentes de seguridad, y el cierre para el control y seguridad del sector edilicio. También se puso en funcionamiento la mesa giratoria para direccionar locomotoras.

El edificio reconvertido incluye: un Hall de Esculturas a modo de recepción flanquedo por la Administración y el área de Depósito y Restauración; una amplia superficie de la galería destinada a la Exposición de Pinturas; un Salón de Usos Múltiples en la zona curva del edificio.

Desde la inauguración y de manera permanente, están exhibidas las obras de dos grandes artistas santafesinos, César López Claro y Roberto Favaretto Forner, donadas a la Provincia de Santa Fe.

La gestión del espacio cultural corresponde al Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe. En la actualidad, acoge toda clase de actividades culturales para todas las edades.

A su vez, el Parque Federal del Bicentenario, luego de diversas obras de refuncionalización, fue inaugurado en junio de 2011. Fue realizado sobre un tradicional predio de la ciudad, que perteneció al ferrocarril y que se encontraba en estado de abandono luego del declive del sistema ferroviario en la década de los noventa. La Redonda se encuentra en una de las esquinas del Parque.

Las obras en el Parque Federal se llevaron a cabo para consolidar un eje cultural, social y recreativo, una recuperación integral del espacio al aire libre que se desarrolló en tres grandes grupos de acciones:

El primero consistió en trabajos de limpieza general del predio, el nivelado del terreno y tareas de parquización. También, la recuperación de antiguos tanques de agua y combustibles que se hallan implantados en distintos sectores, de las torres de señalización y estructuras ferroviarias.

El segundo grupo consistió en la creación de senderos peatonales y la construcción de calles de mejorado pétreo y cordón cuneta para el tránsito liviano y restringido, a la altura de calle Quintana (vinculación este-oeste). Además, la prolongación de calle Belgrano.

El tercer grupo de acciones correspondió a la iluminación integral del predio. El proyecto contempló la recuperación de las torres de iluminación existentes y la colocación de nuevas columnas en los recorridos peatonales, calzadas y en la zona de las canchas de fútbol.

El Parque, ubicado en el corazón geográfico de la ciudad, se convirtió en un gran pulmón verde y ya se encuentra abierto para todo tipo de actividades de recreación y disfrute para toda la ciudad de Santa Fe.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *