EDIFICIO COMERCIAL

EDIFICIO COMERCIAL. FOTO SELECCIONADA

BAQ 2014
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ARGENTINA
ENRIQUE CORDEYRO, MARINO CIPPITELLI, MALCA X. MIZRAHI, TAKAYUKI NAKAJIMA

El proyecto encomendado, para la construcción de locales comerciales, se planteó con la idea de tener un recorrido exterior, manteniendo la tipología de varios de los grupos de locales comerciales que se pueden visitar en la zona céntrica de Cariló y respetando el pedido municipal de seguir en la línea de los paseos recorribles y hasta encadenados entre si. Generamos un grupo de 5 edificios independientes, vinculados por sus circulaciones exteriores que partiendo de una plaza central y 2 accesos principales comparten espacios de estar al aire libre, con comercios.

El partido elegido, para potenciar el uso de las circulaciones internas, fue tratar los 5 bloques como una unidad y cerrarnos en los perímetros de los edificios dejando solo algunas aberturas necesarias para la ventilación cruzada incluso en las vistas a la calle, donde la curiosidad por lo que no se muestra induce a ingresar a los paseos propiamente dichos, que es donde las vidrieras se abren por completo mostrándonos el interior de los locales.

Los edificios combinan, en una rótula central compuesta por rampa y escaleras, las diferentes alturas que les mandan las calles de acceso. En ese mismo punto central se separan dos edificios permitiendo que una pequeña plaza sea el futuro ingreso desde el terreno lindero cosiendo los recorridos internos de la manzana.

El complejo está compuesto por locales comerciales en dos niveles y se ha determinado, por el uso, cuales serán los gastronómicos y cuales para otros fines menos masivos. Se incorporó una batería de baños de uso común, incluso para visitantes, y un sector de bauleras necesarias para los locales con mayor reposición de mercadería.

Se han dejado árboles existentes de buen tamaño, tanto en la plaza como en las circulaciones y los retiros laterales, su sombra es fundamental para el verano. Las correntías de agua de lluvia se solucionan en el terreno propio con algunos pozos blancos de absorción y sectores arenosos originales.

La obra revive la idea de los techos inclinados, tan característicos de la zona, en diferentes aguas con un rediseño en placas limpias de hormigón.

Los frentes y cerramientos opacos se materializaron con una serie de “tablas” símil madera dispuestas de diferente forma.

La obra en si se recorre de una manera vibrante y lúdica como una serie de volúmenes homogéneos que han sido desalineados y pegados nuevamente con una idea clara de conjunto que se mantiene constante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *