EDIFICIO EL CIEMPIÉS

EDIFICIO EL CIEMPIÉS. 003

BAQ 2014
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
COLOMBIA
JUAN URIBE DE BEDOUT

El edificio el Ciempiés es un proyecto que nace a partir de la proyección del plan maestro del parque de las silletas- Arví como parte de una estrategia de ocupación del territorio.

Este parque de 130 hectáreas (en medio de una reserva forestal de 1760 hectáreas declarado patrimonio cultural de la nación) fue proyectado para que sirviera de modelo recreativo, ambiental y cultural sin afectar el bosque; de forma que respetara e integrara el valor cultural dado por la preexistencias culturales y del paisaje.

Esto exigía un enfoque proyectual de gran flexibilidad que permitiera varias opciones de acomodación a nivel de plan maestro. Para esto se creó un sistema de fichas de juego que entendiera el territorio como un gran tablero y que permitiera ejecutar una serie de movimientos estratégicos a medida que las variables fueran apareciendo.

Bajo esta premisa se definieron tres fichas o piezas principales: La Silleta para resaltar patrimonio cultural de los silleteros, La Guaca para vincular los hallazgos arqueológicos y la cultura, El Ciempiés para darle sensibilidad al tema ambiental

Se trata de una pieza, una cadena de recintos conformada por el acoplamiento de ocho módulos, cada uno con cuatro “patas” sobre el terreno. Cada módulo de 100m2 se acondiciona interiormente según las necesidades específicas permitiendo continuas adaptaciones. Este tipo de estructura palafítica de configuración abierta logró reducir casi en un 100% los movimientos de tierra evitando obstruir las escorrentías y los flujos migratorios de los organismos vivos. Estas “curvas de nivel habitadas” se implantaron a media ladera permitiendo a un costado la configuración de un semi patio y hacia el opuesto un mega deck mirador con visuales lejanas de gran valor paisajístico.

En el edificio se alojan las dependencias administrativas, las cafeterías o locales comerciales, áreas de albergue, salones de orientación y capacitación.

Los recintos articulados por medio de eslabones típicos, a la distancia parecen suaves rasgaduras del terreno. Se hincan a la ladera por medio de delgados pies como una alegoría al animal del cual deriva su nombre para formar serpenteantes balcones miradores (920m2) que se aferran a los arboles, mimetizándose con el entorno como un organismo vivo que humaniza las actividades que se llevan a cabo en su interior.

La idea del Ciempiés como elemento concebido en un proceso dinámico. Permite que sea repetible y adaptable. Formulado a partir de un noción de responsabilidad con el entorno y una adaptación flexible al programa, permite un sinergia entre la sostenibilidad ambiental y un espacio que favorece la ocupación del territorio responsable favorable con los propósitos de la equidad social y la democratización de lo público.

El proyecto se propuso mitigar su huella, con el objetivo de servir como un referente local y global para una arquitectura de bajo impacto con el contexto natural.

La cubierta del edificio (2810) soportada por 32 pies que sólo hace contacto en 16 m2. Fue diseñada para el desarrollo de techos verdes de cultivos extensivos que sirven para propagar especies, por lo general, clasificadas como malezas. Por otro lado, la cubierta verde no sólo tiene el propósito de confort climático al interior de los recintos sino que tiene el objetivo de mimetizar el edifico con el entorno como parte del concepto de retribuir lo que se ocupa del terreno.

Finalmente el concreto burdo a la vista, por las fuertes condiciones climáticas, se pensó para minimizar el mantenimiento y garantizar un envejecimiento noble en el cual los óxidos y mohos le confieren un carácter de estructuras pétreas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *