EDIFICIO HABITACIONAL GEN

BAQ2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
SEGUNDO PREMIO
CHILE
FELIPE ASSADI, FRANCISCA PULIDO

El edificio se ubica en el centro de Santiago y se desarrolla a través de un volumen principal de 26 niveles que se encuentra en la esquina, y dos volúmenes laterales de 12 pisos de altura retranqueados de la línea oficial aproximadamente dos metros hacia el interior.  Estos laterales toman la altura de las edificaciones vecinas, estableciendo una lectura más uniforme respecto de los edificios vecinos.El Edificio Gen es un conjunto residencial en altura inserto en la categoría de vivienda económica cuyo aporte se enmarca principalmente en la conservación de energía y en la utilización de materiales basados en el reciclaje de descartes de materiales de aluzinc.

El edificio cuenta con 285 departamentos con superficies de 30, 45 y 57 m2 desarrollados en 24 pisos, más un piso de programa público en 1er nivel y dos niveles adicionales de recintos de esparcimiento en la azotea, cuatro subterráneos de estacionamientos, y tres piscinas más una plaza interior privada.

El volumen principal cuenta con dos elementos importantes de diseño que buscan la disminución del uso de energías: un velo metálico hacia el oriente y en la cubierta, que configura una segunda piel; y la utilización en la fachada norte de paneles solares para las viviendas.

La doble piel metálica de la fachada oriente intenta por un lado reducir el ruido que proviene de Avenida Portugal, y como segundo objetivo generar una distorsión total de la medida del piso al deformar la lectura de la repetición de la planta en el desarrollo en altura. Esta piel es un tejido de flejes de descarte de aluzinc diseñado por nuestra oficina para la empresa Hunter Douglas, en la que se utilizan restos de materiales sobrantes de otras construcciones.

Del mismo modo, la fachada norte del edificio se trabaja con balcones de lado a lado, disminuyendo en forma sustancial la incidencia solar en esta cara; y cuenta con cerca de120 paneles solares ubicados en dichos balcones, convirtiéndolos en elementos de diseño y composición de la fachada. Cada departamento que mira hacia el norte cuenta con su propio panel, los que fueron colocados dentro de un aparente desorden, antecediéndose a lo que ocuerr en las fachadas de este tipo de edificios, que una vez entregados, cada propietario altera su balcón interviniendo la lectura del total.

La energía solar que es captada por estas placas se utiliza para el agua caliente y calefacción, asegurando un ahorro de un 100% en verano y de aproximadamente un 70% en invierno. Como cada departamento cuenta con su propia unidad, se optimizó el rendimiento eliminando las pérdidas generadas por las grandes distancias entre las placas y sus termos. Por otro lado, al ser paneles independientes, cada unidad administra su propio consumo sin afectar al resto de los departamentos.

Tanto la composición “desordenada” de los paneles solares, como los vanos aparentemente arbitrarios en la doble piel del la fachada oriente, contribuyen a formular una masa más bien homogénea, que intenta evitar la sensación de torta que afecta a la mayoría de los edificios de plantas repetibles.

La nueva densidad que se pretende con estas dos nuevas pieles, oriente y norte (las caras visibles del edificio) está dirigida a dibujar un bloque reconocible como una sola unidad, y no como la sumatoria de unidades. Una sola fachada en vez de 285 fachadas apiladas en un volumen.