EDIFICIO TEERRAQUA

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ECUADOR
ESPERANZA SALAZAR M, CARLOS WONG LÓPEZ

La ciudad maravilloso invento del ser humano, denota sus limitaciones de crecimiento cuando de mantener un nivel de vida saludable se trata, múltiples problemas de salud se derivan de la  contaminación por gases , por ruido, así como también por el estrés propio de las grandes ciudades.

En nuestro caso: Quito, hace mucho que rebasó ese impreciso y relativo límite.

Este es el contexto en el que fue concebido el Edificio de departamentos “Terraqua”, con la misión de aliviar al ser humano, al residente en Quito, de la dura lucha contra los síntomas de una ciudad inhumana.

Lo primero, la ubicación, se buscó un terreno sobre el flanco oriental de la ciudad a fin de contar con buena renovación de aire, luego la facilidad de integración con las diversas partes de la ciudad, es decir, la posibilidad de conectarse con una de las vías perimetrales de la ciudad y por último cercana a un parque para disponer de las ventajas de extender el territorio de actividad física de las personas.

La arquitectura, no puede ser una profesión para la vanidad del arquitecto, peor aún para acumulación de capital, debe ser ante todo una profesión de servicio a la humanidad: para la promoción del ser humano; no solo ser cobertor frente a la naturaleza  sino membrana permeable a la energía, no solo permitir la función sino además favorecerla.

El edificio Terraqua, procura ser consecuente con estas aspiraciones,  es un proyecto de vivienda compuesto por siete departamentos de un dormitorio y cinco departamentos de dos dormitorios, respetando la individualidad, cada departamento dispone de un área y diseño diferenciado.

Dada la ventajosa ubicación de la Ciudad respecto a la línea equinoccial, la cantidad de iluminación disponible es sobre todo uniforme a lo largo del año, esto nos hace pensar en como mejorar la permeabilidad de la energía solar via luz solar al interior de los departamentos,  por esta razón, el proyecto se desarrolla en dos torres orientadas en sentido este-oeste, que además favorecen las mejores vistas,  unidas a través de una gran  terraza ajardinada sobre la losa de los parqueos , los límites de los vanos han sido atenuados, rebajados tanto para permitir mayor entrada de luz como para ampliar el ángulo de visión de las ventanas.

Los ventanales por definición son grandes y buscan desaparecer como limitante a la percepción visual al antepecho.

No existe espacio en todo el proyecto (con la sola excepción de las bodegas), que no tenga entrada de luz natural.

Con el fin de aplacar los efectos de contaminación se ha separado el acceso a los parqueaderos de las circulaciones verticales.

LA RELACIÓN CON LA NATURALEZA

La urbanidad ha resultado en la práctica la desaparición de la naturaleza. Esta dicotomía urbana rural, ha sido desde el mismo momento en que surgió la urbanidad, motivo de reflexión con objeto de evitar la pérdida de naturaleza en la urbanidad. En el Proyecto, conscientes de la impotancia que la naturaleza tiene para la recreación del ser humano, se ha rescatado el mismo principio “Le Corbusiano”, que devino en las terrazas jardín. “El pedazo de suelo perdido se recupera en la terrraza”.

Este aspecto se ve aplicado en el tratamiento de gran parte de los retiros y espacio entre bloques, con una inmensa explanada de césped natural sobre los estacionamientos.

La incorporación de jardineras junto a ciertos departamentos en especial de aquellos a nivel de planta baja, creándose un resultado estético: “vivir entre plantas”.

Finalmente el tratamiento del acceso al Edificio; en donde la jardinería no tiene el rol de mera decoración sino donde es parte misma del concepto de la arquitectura pues esta debe ser vista, escuchada, olida, para mediante la estimulación de los sentidos sacudir al usuario en la percepción, elemento básico en la comunicación de la arquitectura.

Para lograr este efecto se han utilizado plantas de vivos colores, combinadas con otras de gran fragancia y la presencia de caídas de agua que suenan hasta las mismas puertas de los departamentos, gracias a la presencia de una caja que acompaña el trayecto vertical de las gradas.

RELACION CON EL ENTORNO

Aporte al espacio urbano a través de la  creación de un jardín exterior, cuya implantación permite integrar el Proyecto con el Parque y con la ciudad a la vez que el control de la puerta de acceso de los parqueaderos desde la guardianía.

DISEÑO INTERNO

Internamente los departamentos, disponen de los elementos básicos para la vida moderna con la variación en el criterio del baño como un sitio de relax y recuperación incluso con la probabilidad de extenderse o unificarse con el área de dormitorio.

Amplios ventanales con aristas redondas y antepechos bajos  que integran los jardines al interior y orientan las vistas.

Utilización de la madera en pisos, puertas y muebles que aportan con calidez en los ambientes.