ESCOMBRO SIMBÓLICO Y ESPACIO PÚBLICO

PT_Escombro Simbolico19547 (730x1024)

BAQ 2014
CATEGORÍA TEORÍA, HISTORIA Y CRÍTICA DE LA ARQUITECTURA, EL URBANISMO Y EL PAISAJE. 
SEGUNDO PREMIO INTERNACIONAL
CHILE
HILDA IRENE BASOALTO MOSQUERA,PATRICIO JAVIER MORA ARAYA

La catástrofe patrimonial más importante de Chile, ocurrida tras el terremoto del 27 de febrero de 2010, inspiro la idea de desarrollar nuevas formar de preservar el patrimonio arquitectónico, para que la identidad y la memoria de los lugares no se pierdan tras una catástrofe. En ese marco surge la obra titulada “Escombro Simbólico y Espacio Público; Una Nueva Belleza”, de los arquitectos Hilda Basoalto y Patricio Mora.

Esta obra abre a la reflexión sobre qué hacer con lo que siempre hemos considerado basura, los Escombros Simbólicos, planteando su reutilización y reciclaje a través de creación de elementos urbanos emplazados en espacios públicos, generando debate en temas de espacios públicos, patrimonio destruido, sustentabilidad y participación ciudadana; donde arquitectos, urbanistas, paisajistas y geógrafos a lo largo de la historia no se han hecho cargo.

¿Qué se ha hecho en antiguas generaciones por recordar y conmemorar la identidad de la catástrofe y la arquitectura patrimonial?, ¿Hemos tomado conciencia de nuestro derecho y deber de memoria?, ¿Cómo la arquitectura y el urbanismo se hacen cargo de esta problemática?, ¿Qué recordar?, ¿Cómo hacerlo?, ¿Cómo legar el pasado a las nuevas generaciones?, ¿Cómo volcar lo negativo de la catástrofe en un sustento positivo?

Esta mirada innovadora sobre reutilización y reciclaje que plantean los autores, da cuenta que una debilidad puede llegar a ser una fortaleza en temas de conservación de la memoria; considerando el escombro ya no como basura, sino como material de proyecto que fusiona recuerdos, memorias y que ayuda a resolver las diferentes problemáticas culturales ante un desastre.

Pero ¿por qué los escombros simbólicos deben ser reutilizados en espacios públicos?, los autores fundamentan que el espacio público debe satisfacer todas las necesidades de una comunidad, siendo una de ellas la transmisión de la memoria. En este rol de transmisor se convierten en los mejores testimonios de los estados culturales alcanzados por los pueblos en su proceso de evolución. Por esto, la reutilización de escombros simbólicos, está consignada a constituirse en puntos de referencia en el territorio, otorgando a la ciudad un carácter, una identidad y memoria entendible para el habitante. Sin duda, el poder generar evocación en el ciudadano, se convierte en una de las grandes responsabilidades del espacio público siendo un ente fiscalizador del recuerdo positivo constante de la memoria.

Es así como en las 400 páginas, repartidas en cinco capítulos, este libro bilingüe nos lleva a temas sobre las vulnerabilidades y amnesias, el escombro simbólico, desarrollando una clasificación según su memoria, materialidad, tipos de catástrofes y aplicaciones, la responsabilidad del espacio público, la transformación, donde se presentan variadas posibilidades de reutilización: mobiliario urbano, pavimentos, topografías, participación ciudadana y gestión de estos elementos, que es un registro que evoluciona desde el primer mes posterior al 27F, llamado “Guía de recuperación y reutilización del escombro simbólico en espacio público”

Esta obra busca sentar las bases para una nueva carta patrimonial, que proteja el patrimonio arquitectónico destruido no solo en Chile, sino que todo aquel que ha sido afectado por una catástrofe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *