ESTACION DE BOMBEROS Y PRONTO SOCORRO FRANCISCO DE MIRANDA

Estacion Bomberos

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
VENEZUELA
LUIS ENRIQUE PEREIRA, FRANCISCO JOSÉ PEREIRA

La Estación de Bomberos y Unidad Médico Asistencial Pronto Socorro “Francisco de Miranda” es una edificación de carácter público del Estado Bolivariano de Miranda al servicio de la comunidad.

Está  ubicada en un terreno de 2.433 m2 y tiene por objeto servir de recinto al personal y equipo destacado en ellas para la prevención, combate y extinción de incendios, servicios de emergencias médicas pre-hospitalarias, rescate, educación a la ciudadanía y, atención a desastres y calamidades públicas.

Para concebir los espacios que conforman esta edificación es indispensable definir su voluntad de vida y entender su naturaleza, esto nos permite establecer las intenciones arquitectónicas. Una Estación de Bomberos alberga a un  cuerpo disciplinado de hombres y mujeres (cuartel) que conviven diariamente en un sitio común (hogar) y se comportan como una familia que tiene como objetivo prepararse física y psicológicamente para salvar vidas y asistir a personas en riesgo.

La Estación de Bomberos se implanta frente a una arteria vial principal, que facilita la salida expedita de las unidades de rescate a la población de Guarenas y sus alrededores, a su vez presta servicio a la autopista Caracas – Caucagua, disminuyendo de esta manera el tiempo de respuesta a los llamados de auxilio de la comunidad. El Pronto Socorro se implanta al sur del terreno, en una franja de 10 m de ancho por 55 m de largo, con acceso independiente desde una vía secundaria. Si bien ambas edificaciones se complementan en un conjunto arquitectónico, están diseñadas para operar por separado. La ubicación privilegiada de la edificación desarrolla el cometido de hacer ciudad con su arquitectura, en una zona de insipiente y de desarticulado desarrollo urbanístico.

El planteamiento arquitectónico tiene como intención que la edificación sea un factor para mejorar las relaciones del entorno urbano en el cual se inserta. A tal fin se despeja el retiro principal y la esquina de cualquier construcción elevada y se plantea un espacio público limitado en uno de sus lados  por un plano en concreto en obra limpia, al cual se anclan tres astas de banderas que elevan el Pabellón Nacional, Estatal y Municipal y que a su vez contiene el nombre que identifica la estación. Perpendicular al plano de concreto está el acceso principal al edificio y un jardín con una escultura de escala urbana que  establece la relación integradora entre arte, sociedad y arquitectura. Todos estos elementos juntos connotan una carga simbólica de  espacio cívico de carácter público que pretende el acercamiento e integración  entre las instituciones y la comunidad a través del hecho arquitectónico en la ciudad.

El proyecto se desarrolló en tres niveles debido a las dimensiones del terreno y a la necesidad de utilizar la totalidad de la planta baja para estacionamiento de unidades móviles de bomberos y áreas administrativas. Esta condición propicia una clara separación funcional entre lo público y lo privado, pues la sala de estar, gimnasio y dormitorios de tropa masculina, tropa femenina y oficiales se ubican en el tercer nivel y en un nivel intermedio de transición se ubica el comedor que puede ser convertido en salón de usos múltiples. Los tres niveles se interrelacionan  espacialmente por medio del hall de acceso principal a tres alturas que pretende minimizar el impacto climático, debido a la permeabilidad de las superficies que lo componen y establecer una relación constante de comunicación entre todas las personas que se encuentran en las  diferentes zonas a fin de reforzar el concepto de familia en alerta permanente ante cualquier contingencia.

El cuerpo del  edificio que se  desarrolla de forma longitudinal, se articula en su punto medio por el tubo de descenso rápido y las escaleras. La cubierta es un techo compuesto por un  plano inclinado de material liviano y aislante que proporciona sombra y protección. Los diferentes espacios interiores de la edificación son fluidos, se evitan en lo posible superficies con cerramientos continuos y estancos lo cual permite que los recintos sean ventilados naturalmente minimizando el impacto de la elevada carga térmica de la zona y evitando aire acondicionado espacios comunes.

La edificación destinada al Pronto Socorro está compuesta por tres volúmenes articulados por un pasillo lineal, de los cuales dos son prefabricados destinados a dar atención médico asistencial a la comunidad y el tercer edificio cumple funciones de recepción al público y residencia del personal médico.

En el proyecto se busca establecer una relación lógica de la  arquitectura con el medio ambiente y el juego formal que es del dominio especifico del arquitecto, no sólo como una composición de volúmenes inertes para generar protección física, sino como la articulación  de elementos con contenidos psicológicos, sociales y culturales que animan y le proporcionan alma a la forma arquitectonica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *