ESTADIO MARACANÁ

MARACANÃ-ESTÁDIO JORNALISTA MÁRIO FILHO,fOTO SELECCIONADA. 006

BAQ 2014
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
BRASIL
DANIEL HOPF FERNANDES

El diferencial realizado por la Fernandes Arquitetos Associados en el proyecto Arena del Maracaná fue transformar el estadio público inventariado por el patrimonio histórico en una de las Arenas más modernas y eficientes del mundo, manteniendo sus características principales construidas en 60 años de historia y simbolismo.

Un nuevo Maracaná “nació” adentro del antiguo, de manera a no substituir el existente, pero si renovarlo. De esta manera, algunas estructuras dejaron de existir para dar lugar a otras, nuevos elementos fueron incorporados y los espacios que restaron se recuperaron.

Los principales cambios se produjeron en el diseño de las tribunas, en donde nuevas estructuras se diseñaron para satisfacer las condiciones ideales de visibilidad, seguridad y confort. Todas las estructuras relacionadas con los servicios, tales como bares y baños, fueron completamente reconstruidas, siguiendo los más altos estándares.

Uno de los aspectos más destacados de la renovación del estadio es la presencia marcante de enorme cubierta translúcida, que flota con leveza, casi sin tocar la estructura existente, como que coronando y protegiendo el viejo estadio, y transmitiendo al visitante una experiencia inestimable. El proyecto, de autoría de la oficina alemana Schlaich Bergermann und Partner (SBP) permitirá la implementación de un anillo fotovoltaico en la estructura metálica que soportará la nueva cobertura de lona tensada, generando energía limpia equivalente al consumo de 240 hogares y evitando la emisión de 2.560 toneladas de CO2 en la atmósfera.

La fachada se ha conservado e, independientemente del punto de donde se vea, por afuera el Maracaná sigue prácticamente intacto. Ni siquiera la nueva cobertura trae impacto visual y no se podrá ver desde el lado de afuera. Fueron aún conservadas las principales circulaciones internas y su relación con la estructura existente, tales como pilares, techo, apertura, entre otros.

Además de eso, la superficie construida que era de 86 mil metros cuadrados, se ha ampliado y hoy tiene aproximadamente 160 mil metros cuadrados.

Este es uno de los casos más exitosos del estudio de arquitectura Fernandes, que tomó el reto de modernizar y preservar el Maracaná manteniendo toda su representación popular y haciendo con que el estadio construido para la Copa del Mundo de 1950, volviese a ser uno de los principales estadios del mundo por los próximos 30 o 40 años.

Los espectadores podrán vivenciar de forma única y especial la relación entre lo nuevo y lo antiguo.

Aspectos sostenibles del proyecto:

En relación a la sostenibilidad, el proyecto para la modernización del Maracaná sigue la certificación LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental), otorgada por el USGBC (United States Green Building Counci), que evalúa y reconoce soluciones y tecnologías sostenibles, adoptadas en el proceso de construcción de un emprendimiento, buscando reducir los impactos en el medio ambiente en toda la vida útil de la edificación. Brasil se ha consolidado como el segundo país con mayor número de edificios deportivos con certificación LEED®. Además del Maracaná, la Itaipava Arena Pernambuco también diseño de Fernandes, recibió la certificación LEED® for New Construction en la categoría Silver. La Itaipava Arena Pernambuco utilizo acero con 87% de materias primas recicladas y cemento con 30% de materia prima reciclada, 17% de la energía es generada por paneles fotovoltaicos reduciendo 142,81 tCO2 al año. El Maracaná reducirá el 23% de los costos de operación con el consumo de energía, reducción de 71,14% en el consumo de agua potable y la reducción del 100% de agua potable para el riego, el 9% de la energía está siendo generada por paneles fotovoltaicos y un amplio acceso al transporte publico (trenes de superficie y más de 60 líneas de autobuses).

Entre las medidas sostenibles adoptadas en la Arena Maracaná están, por ejemplo, la reutilización de los viejos asientos y otras instalaciones deportivas de Río de Janeiro. El suelo bajo el campo de pasto, que tiene una gran cantidad de fertilizantes y nutrientes, se utilizó en un proyecto de reforestación con plantas nativas de la Mata Atlántica. Incluso el barro removido de la obra fue reutilizado como materia prima para la producción de tejas y ladrillos.

El diseño incluye la reutilización de agua drenada desde el techo del estadio, y un sistema de drenaje, lo que genera una economía de 45% del agua utilizada en el mantenimiento de la cancha. El Maracaná también tiene nuevos sistemas eléctricos e hidráulicos, además de paneles fotovoltaicos instalados en el techo para recoger la energía solar y calentar el agua para las duchas y los grifos en los baños y armarios.

Las sillas del Maracaná

Por lo general, la distribución, el diseño y los colores de las sillas de los estadios son más estéticos que funcionales y, en la mayoría de los casos, están asociados con cuestiones simbólicas, como el color del equipo, la bandera del país o de la ciudad e incluso a nombres, figuras y símbolos.

La división de los colores es una herramienta importante en la ambientación de las tribunas y su separación en bloques, anillos o sectores cria una demarcación muy rígida dando la impresión de “loteo” de las tribunas. Todas estas características disminuyen la alegría y la unidad del conjunto de manera subjetiva, dejando de forma implícita la asociación de valores como caro y barato, y/o bueno o malo.

La idea del proyecto fue aprovechar esta distribución para agregar la sensación de conjunto y de unión. Los colores se mezclaron entre las sillas promoviendo una transición más suave, además de la impresión de las tribunas llenas, incluso cuando la capacidad no está llena y el público se coloca al azar. El uso de este “mix” y de varios colores disminuye la percepción de los espacios vacíos.

En el caso del Maracaná, la elección fue casi obvia debido a su papel de estadio nacional. El estadio no representa únicamente a Río de Janeiro, pero si a Brasil, en su conjunto. Los colores elegidos (amarillo, azul y blanco) además de que son alegres, también representan los colores nacionales. El verde de la cancha se utilizó para completar el color que faltaba, y así tenemos una cancha verde y el comienzo de las sillas en amarillo (Brasil) que va a azul y luego a blanco y al gris (Rio de Janeiro). Este gradiente tiende a terminar hasta el final de las tribunas en tonos más claros, que junto con la nueva cobertura tiene la función de dar más levedad al ambiente, dejando los colores más cálidos en las zonas inferiores, donde el sol enfocará más a menudo.

Un icono

La modernización traerá un nuevo Estadio del Maracaná, preservando las características impresionantes de este icono de la Historia del Fútbol.

Fachada

La fachada se mantendrá, lo que hará que el Maracaná se mantenga prácticamente intacto del lado de afuera .

Cobertura y Tribunas

Dentro de la arena, la nueva cobertura se construirá; ella se destaca por no tener un impacto visual, ya que será “invisible” fuera del estadio. Las tribunas y otras instalaciones de servicios serán rediseñados para cumplir con las normas y requisitos actuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *