GALAPAGOS RESEARCH CENTER

GRC - Portada

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ECUADOR
MARCELO BANDERAS

El Centro de Investigación Galápagos nace del reconocimiento de las virtudes y particularidades del entorno físico y ambiental de las Islas de Galápagos, y como estas pueden dialogar con un objeto en el cual se desarrollan procesos de investigación que requieren precisión organizativa y técnica. Por esta razón el proyecto busca el balance entre un entorno delicado y la precisión pragmática  de laboratorios de investigación. La naturaleza del programa requería espacios capaces de recibir y organizar el proceso de recolección de muestras, su limpieza y catalogación, análisis  y registro de resultados.

El proyecto se implanta en  un terreno angosto ubicado en los espacios residuales de un proyecto existente. Este terreno, en forma de “L” colinda con el parque nacional de Galápagos  en el lindero oriental y con la vía de acceso en el lado suroccidental, donde se ubica la entrada  principal del edificio.

La construcción se realizó en acero galvanizado en su estructura primaria y una serie de capas de ensamblaje rápido para la envoltura. La estructura fue fabricada en el continente y transportada al sitio para su montaje. Este sistema constructivo fue adoptado con el fin de evitar y o minimizar procesos ambientalmente agresivos. De igual manera, la sobre elevación del edificio busca topar con gran delicadeza el suelo de piedra volcánico en el costado oriental del lote. Es a partir de estas condiciones que el proyecto recurre una estrategia que no busca una relación mimética con el entorno natural, sino, un  contacto liviano con este.

El sistema organizativo del proyecto, con espacios servidos y servidores, es el resultado directo del programa donde los espacios abiertos y flexibles de los laboratorios son alimentados y servidos por espacios húmedos  de limpieza, descomposición y almacenamiento.

Los espacios servidos se organizan en tres cuerpos escalonados que responden a la inclinación del lindero oriental. En lado oriental de estos laboratorios se encentran una serie de volúmenes repetitivos que sirven como oficinas de los investigadores que realizan su trabajo  en cada uno de los laboratorios. Por esta razón se limitan con pantallas livianas, las cuales permiten  un flujo dinámico entre el trabajo de investigación física y el enlace con espacios para el registro digital. Estos elementos programáticos emergen claramente articulados hacia el parque, con el propósito de enfatizar que detrás de la naturaleza introvertida del laboratorio se marque la presencia de escala humana de los investigadores.

En el tercer espacio servido, el cual llega hasta el lindero sur se ubica el programa administrativo y de uso comunal para los investigadores, con  un espacio de uso múltiple en planta baja. Este volumen es el elemento de mayor presencia volumétrica ya que es el más visible desde la vía de acceso y por esta razón opera como enlace entre  las áreas públicas del proyecto y la comunidad de San Cristóbal. Para enfatizar esta apertura hacia la comunidad se construyen una serie de plataformas que trabajan de forma escalonada con la topografía, para marcar la única área de la intervención que entra en contacto físico con el entorno natural.

En el remate de estas plataformas se encuentra no solo el ingreso peatona  y una chimenea térmica que ingresa en el edificio en planta baja y emerge en la parte superior con una claraboya  que marca el remate de la aproximación ambiental.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *