GALERÍA AIRMASTER

BAQ 2010
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
PUERTO RICO
URBANA ( JOSÉ FERNANDO VÁSQUEZ PÉREZ & RAFAEL CASTRO MONTES DE OCA).

CONCEPTO:

AirMaster Windows & Doors es el productor de puertas y ventanas más grande de Puerto Rico. La compañía, que originalmente se especializaba en mercancía prefabricada para venta en ferreterías, deseaba incursionar en el mercado “a la medida” [custom], por lo cual nos solicitó diseñarles una tienda insignia para mostrar las posibilidades de sus productos.  Nuestra respuesta incorpora el reciclaje parcial de una estructura que antiguamente fungió como galería de arte, y la convierte en un maniquí arquitectónico que viste los productos del fabricante. El concepto de intervención se desprende de la abstracción formal de una ventana de persianas [el primer producto comercial de la marca hace 40 años, según ilustra su logo]. La “ventana” se segmenta verticalmente, se transforma en sus modulaciones con elementos transparentes y opacos, y luego se dobla para formar una gran fachada monumental. El proyecto funciona como boutique en su primer nivel, y oficina administrativa y de diseño en el segundo. El espacio de tienda se caracteriza por el sistema de exhibir la mercancía: estantes de acero suspendidos desde el techo, con posiciones re-configurables, para mostrar las puertas, y nichos operables en las paredes que presentan las ventanas. Por otro lado, el edificio captura el agua de lluvia para la plomería sanitaria y de riego, y su muro cortina, que se auto ilumina en la noche, contiene celdas fotovoltaicas para suplementar la capacidad eléctrica. En adición al diseño arquitectónico, el proyecto incluyó el diseño de mobiliario, gabinetes, lámparas, herrajes, alfombras, objetos y nuevos productos para la venta.  Finalmente el proyecto incluyó la creación de un estacionamiento vegetado en la parte trasera del local.

RECICLAJE:

La tienda ocupa la conversión de un antiguo edificio con paredes de hormigón y estructura entre pisos de acero. La estructura original contaba con un espacio iluminado, amplio y alto en su primer nivel, que permitía su fácil conversión a tienda, pero el segundo piso a penas llegaba a los 2.4 metros en altura de techo. El espacio, además de ser opresivo y estar dividido por múltiples tabiques, quedaba extremadamente oscuro y con poco acceso visual entre el interior y exterior. Por tanto, la estrategia principal de intervención fue de remover una gran porción de la fachada frontal y el techo en el segundo nivel, e instalar una nueva cubierta traslúcida [“curtain wall”], fabricada de elementos producidos por la misma marca AirMaster. El nuevo muro, que se transforma desde fachada a techo, amplifica la iluminación natural en ambos niveles mientras que aumenta el volumen y la profundidad espacial en la segunda planta, donde también crea un “mezanine” para infraestructura electromecánica y de informática. El segundo componente mayor de intervención se refleja en la pieza protuberante de hormigón expuesto sobre la fachada. Este elemento es una extensión a un volumen que ya proyectaba sobre la fachada original pero que no ofrecía espacio interior adicional y que además quedaba arquitectónicamente tímido en la composición total. El nuevo volumen ofrece una nueva sala de espera en el interior y reconoce las dos alineaciones secundarias del edificio, hacia la avenida De Diego [que comienza en su frente] y hacia la autopista [que corre en el lado contrario, perpendicularmente a la avenida, aproximadamente a 60 metros de distancia]. La nueva intervención re-usa la mayor parte de los componentes originales del edificio, dejando íntegra la estructura original. El efecto total es el resultado de las intervenciones en el techo y las fachadas, en combinación con nuevas terminaciones y la propia mercancía de muestra.