HOTEL CASA CALMA

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ARGENTINA
CARLOS LEVIT, HORACIO SARDIN, VALERIA DEL PUERTO, DIEGO COLON, MIGUEL BENSEÑOR.

En un lote sumamente estrecho del microcentro porteño (5.60m), se nos solicitó concebir un Hotel de mucho “carácter”, con importantes señales de sensibilidad ambiental y con un programa que contemplara espacios comunes en Planta Baja y habitaciones que incorporen el concepto de SPA en su interior.

Planteamos un edificio caracterizado por una particular envolvente, concebida como un jardín vertical. En esta segunda piel las plantas crecen enredándose en una trama de filamentos curvilíneos de acero. La idea es que el verde perenne se consolidara produciendo una lectura unificada de la envolvente y, por efecto de la floración en las respectivas estaciones, las fachadas serán “dinámicas” y exhibirán un cambio constante.

Las expansiones de las habitaciones son pequeños muelles que atraviesan la piel vegetal.

Desde la calle los peatones recuperan el valor de “mirar hacia arriba” y desde las habitaciones se tendrán vistas de la ciudad a través de un manto de follaje natural.

Paralelamente se propicia un control natural de la fachada oeste, resguardándola del sol, de las inclemencias del clima, y de la hostilidad del murmullo urbano.

Esta tajante naturaleza, pletórica de urbanidad, irrumpe en el interior de la planta baja sellando la idea del verde, por intermedio de una pared de follaje natural, articulando y dando continuidad entre el jardín del frente y el patio posterior, que aquí se define concentrado y frondoso. La recepción se recuesta sobre esta pared natural jerarquizando el espíritu del hotel. El bar se ubica junto al patio ulterior, mientras que la sala de estar en el centro de la Planta Baja, se despliega en un largo sillón, logrando así que estos ámbitos se acomoden brindando y construyendo espacios de encuentro y reunión.

Centralmente en la planta, la caja de escalera constituye un volumen de hormigón martelinado, que a manera de piedra natural metafórica, se diferencia y contrasta con por su rusticidad, con el resto de las terminaciones.

Las plantas de las habitaciones, en cambio, están signadas por la madera, que reviste una pared y las entrelaza con el palier.

Cada una de las18 habitaciones, se concibió como un SPA, provistas de ducha especial, sauna y jacuzzi.

En el subsuelo se alojan los servicios del hotel .En la azotea, además de albergar otros servicios funcionales, se reconstituye el verde y el jardín, mancomunando la fachada con el patio posterior.

SEÑALES DE SENSIBILIDAD AMBIENTAL:

La gran mayoría de las áreas del edificio están iluminadas naturalmente, mientras que el impacto solar esta regulado gracias a la vegetación del jardín vertical. Jardín que a la vez tiene en toda su superficie riego por aspersión programado, para una mejor utilización del agua.

También colaboran al control energético el doble vidriado de las carpinterías.

Se propuso un predominio de la iluminación artificial fluorescente y se han empleados sensores de presencia en zonas comunes.

Las maderas utilizadas en pisos y revestimientos son de coníferas, y con certificado FSC.

Los pisos se hidrolaquearon con productos Bonna (no poliuretanos).

Gran parte del mobiliario se diseño con materiales reciclados, como es el caso de respaldos y sillas donde se utilizo papel kraft.

Los papeles de las habitaciones son Nowomen –tejido sobre tejido-.Tienen clasificación contra el fuego M1 (no transmite llama) y son importados de Barcelona y diseñados por Mariscal.

El hotel compensa las emisiones de CO2 comprando bonos de carbono.