INTERVENCIÓN ARQUITECTÓNICA LA SALA WHITE

BAQ 2016
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
CUBA
RAMÓN RECONDO

Entre los edificios más antiguos y representativos de la ciudad de Matanzas, Cuba, se encuentra la Sala White, antiguo Liceo Artístico y Literario (1859), edificación que exhibe singulares valores histórico-artísticos y un tesoro inmaterial inigualable, estrechamente ligado a eventos trascendentales en la conformación de nuestra identidad, de ahí la importancia y significación de respetar y rescatar tradición e historia en su intervención arquitectónica.

La relevancia de la Sala White en la historia de la música cubana es un hecho de merecido y trascendental reconocimiento. Ha sido sede de importantes acontecimientos y conciertos de solistas y agrupaciones de renombre internacional, basta señalar que el primero de junio de 1879 en los salones del “club”, el músico Miguel Faílde estrena el danzón “Las Alturas de Simpson”. Esta se considera la presentación oficial del que devendrá con el tiempo baile nacional y una de las expresiones más altas de la música cubana.

Una bien definida voluntad y clara visión resumió los objetivos de rescatarla y refuncionalizarla como sede de la Orquesta Sinfónica de Matanzas.

Esta institución de la cultura cubana estuvo activa hasta el 2001, momento en que fue necesario cerrarla debido a su precario estado de conservación constructivo. Si bien no presentaba problemas estructurales graves, si necesitaba una reparación capital de sus maderas y elementos ornamentales, los cuales, por la falta de cuidado y mantenimiento estaban condenados a su desaparición. Luego de un minucioso estudio patológico se decidió cambiar la cubierta de madera de su salón principal por una estructura mixta de acero y hormigón armado, oculta por el rescate y modernización del falso techo original.

La nueva conceptualización funcional no olvida rejuvenecer los aires del eclecticismo que se evidencian en la fachada, de sobria composición clasicista. El salón principal, específicamente concebido para recibir a numerosas personas, con la misma elegancia de siempre, recrea el espíritu de toda una tradición cultural. Sin perder su jerarquía y pregnancia, se cierra y moderniza, como respuesta a la nueva función, para seguir siendo uno de los más elegantes del país.

El proyecto estuvo caracterizado por un profundo proceso de revisión documental, asesoramiento y mejora, sobre sólidas bases de racionalización, economía y rescate de los valores patrimoniales casi perdidos, siendo importante aclarar que el enfoque de todos los trabajos estuvo regido por el ánimo de preservar lo auténtico, por lo que no se acometió ninguna acción que conllevase al daño o la pérdida de los componentes históricos de valor, con destaque para los trabajos en yeso, pero sin renunciar a la necesaria modernidad de sus espacios sociales (acceso, vestíbulo y patio), que en perfecto diálogo con lo tradicional muestran la huella del presente.

La reinauguración de la Sala White (Diciembre, 2015) como Sala de Conciertos “José White” es el sueño reconquistado por la voluntad de devolver a la Ciudad el lustre y esplendor que le justificaron el sobrenombre de Atenas de Cuba. Varios años de intenso y exquisito trabajo, sin escatimar esfuerzos y recursos, han hecho de esta Sala de Conciertos la más bella de Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *