JARDINES DE LA ESTENZUELA

JARDINES DE LA ESTENZUELA

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ARGENTINA
SANTIAGO FIGUEROA, HECTOR DIAS, CARLOS DIAZ, GERARDO CABRERA, FABIAN AGÜERO

La Calera es una ciudad ubicada a 17 Km. al N-O de la ciudad de Córdoba y al pie de las sierras chicas integrando con la ciudad de Córdoba y otras localidades cercanas, el Gran Córdoba.

Tanto por su paisaje como por su clima y altitud, fue la primera villa veraniega de la sociedad cordobesa.

El terreno a intervenir es una esquina rectangular con una suave pendiente de Sur a Norte con vistas a las sierras y al valle donde se visualizan otros conglomerados urbanos.

Su planteo urbano se definió disponiendo los edificios en tiras longitudinales sobre el eje N-S del terreno, diferenciando dos zonas: una con estacionamientos semi-cubiertos al oeste y una densa arboleda protectora, la otra, un espacio verde común parquizado con equipamientos varios (juegos de niños, pileta, quincho etc.)

Ambas zonas están comunicadas a través de pasos de doble altura semi-cubiertos que además de integrarlas facilitan el acceso desde los estacionamientos a los palieres de los edificios.

Cada edificio de cinco, seis, y siete pisos de altura cuenta con circulaciones verticales independientes ubicadas en un eje que a modo de columna vertebral va alineando todos los servicios (baños-cocinas-lavaderos-etc.), evitando así enfrentamientos entre los espacios habitables de las viviendas que se abren sin límites visuales hacia las sierras o el valle de la ciudad, captando el sol del naciente y del poniente en todas las unidades y asegurando también su privacidad.

Todas las viviendas cuentan además con expansiones de sus lugares de estar hacia balcones y terrazas pergoladas que se convierten por sus dimensiones en verdaderos patios en altura.

La variedad de tipologías, de 1,2 y 3 dormitorios, a nivel o en dúplex, con balcones, terrazas y largos canteros que las acompañan generan una arquitectura que se adapta naturalmente al perfil y la escala de su entorno serrano estableciendo un contraste armónico entre naturaleza y cultura.

Todo el conjunto aparece como reinterpretando las características de las construcciones que se van apiñando en las laderas de las sierras que rodean el lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *