JOGADEIRA

BAQ 2016
CATEGORIA DISEÑO URBANO Y ARQUITECTURA DEL PAISAJE
BRASIL
GUILHERME ORTENBLAD, KATHLEEN CHIANG, MARIANE CHRISTOVAM, ANA CAROLINA DE LIMA, ROSA CLARA ALVES, TADEU OMAE, MARIANA GORTAN, KARIN KUSSABA

Movida por la alarmante reducción de la actividad física en la vida de los niños y por creer en el poder transformador del deporte, la Jogadeira surge como iniciativa para ocupar los espacios públicos de la ciudad con juegos. La propuesta es incentivar la reinserción del deporte como tiempo de aprendizaje y diversión en el día a día de los niños.

Zoom es responsable del desarrollo de las soluciones espaciales para la acción, ideada por Nestlé y el Instituto de Deporte y Educación.

Destacando la importancia del deporte como herramienta fundamental para promover una vida más sana y fortalecer la auto-confianza de niños y adolescentes, la Jogadeira tiene como base tres pilares: niños, padres y recreadores.

El proyecto pretende incentivar no sólo la práctica del deporte, sino también la ocupación de los espacios públicos. Los domingos, espacios como las calles abiertas, de ocio, parques y plazas, están ocupados por las estructuras móviles.

La iniciativa busca rescatar la calle como espacio de ocio. Un incentivo a la costumbre casi olvidada de la calle local como lugar donde los niños juegan, hacen amigos y las familias interactúan entre sí. Se espera que a lo largo del proyecto se produzca la participación de la comunidad local y que ésta pueda participar activamente en el uso y ocupación de esos espacios.

Zoom desarrolló un kit, compuesto de elementos como barras y juntas metálicas, tubos de cartón, redes, aros, arandelas y bolas de frescobol. Los elementos pueden ser combinados entre sí según la necesidad y creatividad de los organizadores que coordinan el evento. Esto trae versatilidad, pues con pocos elementos es posible crear diferentes combinaciones, dando forma a estructuras que servirán para la práctica de varios deportes.

Cuando se cierran las actividades y se desmontan las estructuras, los componentes se guardan en un carro diseñado para el almacenamiento, donde se quedan hasta el próximo fin de semana. También facilita el transporte de un lugar al otro, ya que la Jogadeira puede ocurrir en cualquier lugar de la ciudad.

El proyecto sigue la idea de un diseño silencioso, es decir, proyectar estructuras-plataforma para que la intención de la acción se concrete: la ocupación de las calles y espacios públicos por los niños con juegos y deportes. El proyecto es pensado con una tecnología social y tiene como partido la simplicidad, el bajo costo, fácil aplicabilidad, replicabilidad y el impacto social.

La primera Jogadeira tuvo lugar en abril de 2016 en Sao Paulo. En la ciudad también se han producido otras nueve, de ellas, seis continúan activas. Fortaleza ya fue escenario de la Jogadeira y el proyecto continuará extendiéndose por Brasil.

Con el objetivo de democratizar y aumentar el alcance de la iniciativa, habrá una plataforma digital donde la población podrá pedir la activación de una Jogadeira en sus calles.