LABORATORIO NACIONAL DE GENÓMICA PARA LA BIODIVERSIDAD

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
ENRIQUE NORTEN

Localizado en el Bajío mexicano, en un área de gran importancia agrícola, el Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad es una extensión del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados [CINVESTAV]. La localización y la geología del lugar – un terreno desocupado con una falla profunda – dio origen a la metáfora que define el proyecto: una línea inscrita en el sitio divide el programa por la mitad, los laboratorios de un lado y los espacios administrativas y el auditorio en el otro; la grieta delinea también las áreas públicas. Esta falla construida crea un espacio público íntimo que conecta las diferentes áreas del programa.

El edificio se encuentra anidado en una topografía fabricada: un nuevo relieve que da testimonio de la naturaleza del trabajo que se lleva a cabo dentro de la institución. Los laboratorios están absorbidos por el paisaje, evidentes predominantemente como una serie de terrazas que modulan la transición entre el interior y el exterior; laboratorio y campo. Vacíos, cortados en el paisaje, crean patios privados que permiten la entrada de luz al edificio. Los laboratorios embebidos en el paisaje crean espacios aislados para la investigación, así como ambientes controlados para la experimentación. En contraste, los espacios administrativos y el auditorio anticipan la presencia de lo técnico y lo social.

Se tomaron en cuenta la orientación y temperatura adecuadas a las actividades que se realizarían y al clima del bajío, por lo que los edificios aprovechan la luz norte – sur y cierra sus fachadas en oriente y poniente, ya sea con muros de concreto o de vidrio blanco. En cuanto a los laboratorios, el edificio se encuentra enterrado para así poder contar con una disminución en el uso de climatización para las instalaciones.

La transparencia y precisión de las fachadas incorporan el paisaje dentro de los edificios, sin embargo el contraste entre estructura y contexto es un recordatorio del rol de la ingeniería y la alta tecnología en el estudio de la Genómica. El efecto, casi de camuflaje, del proyecto, integra gentilmente el edifico y el sitio; confiriendo, al mismo tiempo, un aire de intriga a las actividades que se llevan a cabo dentro de él.