LE RUBIC

BAQ 2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
BRASIL
ANTONIN LABOSSIÈRE, MARC-ANDRÉ DICKNER

La piedra gris ha sido desde hace mucho tiempo el corazón de la identidad de Montreal. Sólo se necesita ver el casco antiguo de Montreal para darse cuenta de la riqueza arquitectónica heredada. A pesar de este legado de gran importancia y de riqueza increíble, ¿debemos conformarnos con una ciudad gris y sombría?

Esta es la pregunta que está en boca de muchos; hoy en día hay un deseo popular para encontrar una nueva arquitectura en Montreal, una arquitectura audaz, un entorno construido de tal manera que nos de gusto vivir en la ciudad; construcciones relevantes que contribuyan de forma inteligente y que cuestionen la evolución del entorno urbano, instalaciones que nos permitan estimular la experiencia de la vida urbana. El Rubic se ubica en el barrio Ville-Marie, en la esquina de las calles René-Lévesque y Wolfe. Este edificio constituye parte del movimiento de protesta que cuestiona la situación actual de diferentes maneras. Los elementos que rápidamente llaman la atención cuando pasamos delante del Rubic son sus fachadas (y no importa lo rápido que pasemos – automóvil, bicicleta o caminando). Compuestas por un conjunto de paneles de aluminio de diferentes colores, que guían la visión del pasante a lo largo del edificio y sus volúmenes de color rojo brillante, que fluyen entre los paneles grises y negros. Esta simple acción, pero eficaz, ilumina el entorno urbano rompiendo la monotonía grisácea de las edificaciones vecinas.  Visualmente, el edificio está formado por una serie de cubos apilados uno encima del otro. Estos cubos contienen una carcasa y se estiran sobre sus ejes. Cada uno de estos cubos parece ser individual, independiente, único. Uno de estos cubos puede tener un balcón más profundo, otro un color más brillante e incluso otro puede ser más grande o tener unas vistas más cautivadoras del río San Lorenzo. Esta expresión de individualidad es un principio importante en el diseño del Rubic. En esta individualidad, no se siente una sensación de soledad o abandono, sino más bien el hecho de sentirse excepcional, la sensación de sentirse único y ser capaz de desarrollar un sentimiento de pertenencia, un sentimiento de identidad con respecto al hábitat, esto es en resumen lo que estos cubos quieren comunicarnos.  Finalmente, en su conjunto, la torre se presenta como una combinación de estos prismas, como el resultado de una suma, como una comunidad homogénea compuesta por varios individuos únicos. Los paneles de diferentes colores ofrecen una disposición, una especie de guía visual, dando esta apariencia global. Geometría fraccionada, por estos volúmenes yuxtapuestos y estirados que se expresan por lo tanto como un contraste del paisaje urbano. El dinamismo visual del color y la forma del edificio ilumina, alimenta, estimula el paisaje inmediato custionándolo y confrontándolo.

Durante la construcción de la torre también hizo prueba de ingeniosidad. La técnica empleada no recurrió al uso de una grúa. La construcción de una primera losa y el techo se realizó en primer lugar. A continuación, una serie de gatos hidráulicos elevaron el techo completamente, creando así una zona de construcción protegida. Una vez terminado este nivel, se realizó exactamente lo mismo para construir el siguiente nivel y así sucesivamente. Esta técnica ofrece varias ventajas interesantes en comparación con los estándares de la industria: los niveles inferiores se completan rápidamente, la construcción altera muy poco el medio ambiente circundante, el ambiente de trabajo es controlado y los trabajadores están protegidos. La firma cree que es importante para una comunidad dejarse llevar por los sueños, crear zonas más dinámicas y coloridas, tener una visión audaz de la arquitectura y su urbanismo. Es importante para Montreal construir una cultura soñadora, que se proyecte hacia el futuro y que se cuestione la situación actual, y que no esté satisfecha con proyectos grises y deprimentes. El proyecto de Rubic representa para nosotros una parte de este cuestionamiento y ese sueño tan importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *