LODGE LA BAITA

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
CHILE
PEDRO GUBBINS FOXLEY, VÍCTOR GUBBINS BROWNE, ANTONIO POLIDURA, MARCO POLIDURA, PABLO TALHOUK.

A 700 kilómetros al sur de Santiago y a 110 kilómetros de la ciudad de Temuco hacia la cordillera, se encuentra el Parque Nacional Conguillío. A los pies del Volcán Llaima, al interior del parque, se emplaza “La Baita”, un pequeño lugar de encuentro para huéspedes del centro de ecoturismo con el mismo nombre.

Por su lejanía con Santiago, lo primero que hicimos al desarrollar el encargo, fue buscar un sistema constructivo que fuera simple de ejecutar para los maestros de la zona y fácil de supervisar a la distancia. En la barraca de Melipeuco, a unos 20 Km. del lugar, la materia prima que se producía eran tablones brutos de coigüe aserrados de 3,60 mts de largo.

A partir de estos tablones, en una escuadría de 2”x10”, se crearon las habitaciones y una nueva fachada para la antigua construcción. Estos tablones, se traslaparon en forma vertical, con planchas de aislación entremedio. La fijación se hizo solo con tirafondos desde el exterior, resultando un muro compuesto, que se transforma en estructura, aislación y revestimiento a la vez. El tablón interior se apoya sobre los pilotes y el exterior comprime la aislación y arriostra al edificio.

El nuevo programa, además de la ampliación del comedor y seis habitaciones con baño privado, contempla un sauna, una sala de masajes y una sala múltiple.

La nueva fachada del comedor resuelve una galería que complementa la actividad de este. Como todas las habitaciones debían tener la misma vista, se plantean traslapadas y en relación a la topografía del lugar. Las ventanas de todos los programas son el resultado de estas vistas y del sistema constructivo.

El corredor exterior que unifica el conjunto de habitaciones, sigue la pendiente del terreno y se abre hacia un jardín interior. Bajo la terraza, se ubica la sala múltiple en una depresión del terreno, también existente, que finalmente se perfilo para conformarse como un anfiteatro natural.

Al final del proceso, y con el paso del tiempo, los nuevos tablones se han puesto de color gris en su cara exterior, dialogando con el paisaje, la lava y la vegetación del lugar.